Miércoles, 19 de Diciembre de 2007

Barreda destaca que España logre un tercio de los fondos y sea el principal perceptor

EFE ·19/12/2007 - 22:05h

EFE - El sumiller Javier Gila García, del Proyecto Vinexplora, recibe el "Premio Sumiller Rioja 2007" de manos del presidente del Consejo Regulador de la DOC "Rioja", Víctor Pascual Artacho (d), y el consejero de Agricultura del Gobierno de La Rioja, Iñigo Nagore (i).

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, destacó hoy que España haya conseguido un tercio de la ficha financiera para la nueva OCM del Vino, que se cerró hoy en Bruselas, lo que supondrá 420 millones de euros del total de 1.300 millones de fondos que habrá para 27 países y que convierten a España en el principal perceptor.

Barreda, en comparecencia ante la prensa en la que anunció que mañana la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, y la consejera, Mercedes Gómez, darán cuenta pormenorizada del acuerdo en Toledo, afirmó que el resultado de la negociación, después de partir de una primera propuesta de la Comisión Europea con planteamientos muy negativos para España y Castilla-La Mancha, ha sido muy satisfactorio.

Barreda subrayó el "cambio de filosofía" que se ha producido en la negociación de la reforma, para la que se partía de una propuesta inicial de la Comisión orientada a favorecer el arranque de viñedo.

Según Barreda, esto ha cambiado y ya no se trata en la OCM de favorecer el arranque de viñas, sino de hacer rentable al sector, y destacó que el arranque de 400.000 hectáreas propuesto inicialmente se haya quedado en apenas 175.000.

Barreda recordó la oposición de Castilla-La Mancha a esta medida, dado que la viña constituye un sector socioeconómico estratégico para la región, que -señaló- fija población, crea puestos de trabajo y tiene una función medioambiental muy importante.

Además, destacó el mantenimiento de las ayudas al alcohol de uso de boca y al mosto, que podrán abonar los estados miembros con cargo a los sobres nacionales.

En el primer caso, señaló que habrá un periodo transitorio de cuatro años en el que se pagarán ayudas parcialmente acopladas a los viticultores que destinen su producción al alcohol de uso de boca, tras el cual las ayudas permanecerán como desacopladas.

Por lo que se refiere a las ayudas al mosto, dijo que los estados miembros podrán también mantenerlas con cargo a los sobres nacionales por un periodo máximo de cuatro años, después del cual pasarían al pago único de la PAC.

Barreda subrayó la importancia de que se mantengan las ayudas a estos dos productos y recordó que esta cuestión ha paralizado las negociaciones de la reforma de la OCM del Vino durante muchas horas, pues la Comisión Europea no las contemplaba con cargo a los sobres nacionales.

Respecto al arranque, además de la reducción de la superficie que podrá recibir ayudas para ello, destacó que se vaya a dar prioridad a los viticultores de más de 55 años en este tipo de ayudas.

También valoró que se haya evitado un desequilibrio por la transferencia de fondos del primer pilar de la Política Agraria Común (PAC) -políticas de mercado y ayudas directas- al segundo -desarrollo rural-, y que se hayan conseguido 500 millones de euros para financiar el presupuesto total de los sobres nacionales.

También subrayó que se ha conseguido la inclusión en el etiquetado de la variedad y la añada en los vinos sin indicación geográfica.

Barreda, que insistió en que la nueva OCM del Vino es satisfactoria, añadió que, como presidente de Castilla-La Mancha, la región con el "viñedo más grande del mundo", con más 600.000 hectáreas de viña y miles de familias que viven de ella, le alegra que finalmente la negociación haya concluido con éxito.

Reconoció los esfuerzos de la consejera, su equipo y de todos los funcionarios de la Consejería de Agricultura y dio las gracias al sector vitivinícola de la región por "ayudarnos a mantenernos firmes" y el asesoramiento que han dado al Gobierno regional para defender los intereses del sector.

También trasladó su agradecimiento a la ministra, que dijo ha reconocido el protagonismo de Castilla-La Mancha en la negociación de esta reforma del sector vitivinícola para toda Europa y ha asumido las posiciones de la comunidad autónoma, lo que, en opinión del presidente regional, ha revertido en una buena OCM para España.