Sábado, 20 de Febrero de 2010

Polanski, Oso de Plata al mejor director por 'The Ghost Writer'

La película turca 'Bal' se lleva el Oso de Oro de la Berlinale.

ALBERTO MORENO ·20/02/2010 - 19:55h

No apareció ayer por teleconferencia como tampoco lo hizo el fin de semana pasado en la presentación de The Ghostwriter. Aun así, Roman Polanski mandó un recado a la audiencia por boca de su productor cuando recogió por él el Oso de Plata que le acreditaba como Mejor Director de la 60 Berlinale: "Me gustaría estar aquí, pero, aunque pudiera, no iría, porque la última vez que acudí a un festival a recoger un premio acabé en prisión".

Nadie podrá decir que su galardón sea un regalo, sino el reconocimiento del trabajo robusto y sutil de quien ha firmado su largometraje más fino en muchos años. The Ghostwriter no es una película redonda, pero recoge muchos de sus mejores rasgos de demiúrgico controlador de la escena.

El premio de Polanski -en arresto domiciliario en su chalet de Suiza- casi eclipsa al ganador del Oso de Oro. Recayó en la película turca Bal (Miel, en castellano), tercera entrega de la trilogía iniciada por Semih Kaplanoglu con Egg en 2007 y con Milk un año después. Huevos, leche y miel son los ingredientes de una cinematografía emergente que recibió anoche el máximo galardón sin molestar a nadie.

La rusa How I Ended This Summer (premio a la Contribución Artística y premio ex-aequo para sus dos actores masculinos) y la rumana If I want to Whistle, I Whistle (Gran Premio del Jurado y Premio Alfred Bauer) estaban dentro de todas las apuestas. El jurado, presidido por el alemán Werner Herzog, apostó por un cine nuevo.

Volvamos a Polanski, a su premio y a la dimensión política y extracinematográfica de su nombramiento como Mejor Director de este certamen berlinés. Cuando el pasado 29 de enero, Dieter Kosslick, director del Festival, anunció la candidatura del autor de El pianista, matizó que no era una "declaración política", que su selección sólo atendía a rasgos de "genialidad". "Elegirla no ha sido una declaración política, sino artística", insistió entonces Kosslick.

El caramelo venía con contrapartida: "Polanski no vendrá a Berlín. Y no habrá ningún mensaje por vídeo", pronosticó. Heterodoxa técnica de promoción, aunque obligatoria, porque el gran premiado de ayer sigue encerrado en su casa de Suiza por un caso de abusos sexuales a una menor que data de hace más de 30 años. El pasado 26 de septiembre, Polanski acudía al Festival de Cine de Zúrich cuando fue detenido.

La voz de un productor

Hasta ayer, cuando Polanski utilizó al productor Alain Sarde como ventrílocuo, lo más cercano que habíamos tenido al autor -dos veces antes honrado en Berlín con el Oso de Plata al Mejor Director en 1965 por Repulsión y dos años después, y el Oso de Oro en 1966 por Cul-de-Sac)- fue una afectada intervención del actor Pierce Brosnan el pasado día 12 cuando explicó ante los medios internacionales la "consternación" que le produjo la noticia de la detención el año pasado de "alguien que es padre y esposo, como yo". En The Ghostwriter, Brosnan es un ex primer ministro británico, acosado por las acusaciones de respaldar los secuestros y las torturas de la CIA en Irak, que deja a otro (Ewan McGregor) la labor de escribir sus memorias.

Esta 60 edición del Festival de Berlín estuvo llena de sorpresas. Roman Polanski concurría pero no estaba presente, justo al contrario de Martin Scorsese y su Shutter Island. La apertura del festival, honor tradicionalmente reservado a cintas norteamericanas de alto presupuesto o a glamourosas películas del viejo continente plagadas de estrellas (en 2009 abrió el filme The International, de Tom Tykwer y con los actores Clive Owen y Naomi Watts), recayó este año en la humilde Apart Together, cinta del chino Wang Quan'an.

Hasta ayer, día en que el sexagenario festival con sede en la Postdamer Platz de la capital alemana —zona franca y tierra de nadie que separaba a dos Europas hasta el derrumbamiento del Muro— se decantó por el francopolaco en un canto de sirena que fue también una apología al buen thriller.