Viernes, 19 de Febrero de 2010

El histórico Rufi Etxeberria habla de un proceso sin ETA

Reuters ·19/02/2010 - 17:13h

El histórico dirigente de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria ha asegurado que el proceso que plantean en su documento "Zutik Euskal Herria" debe desarrollarse "sin actividad armada de ETA".

Etxeberria dijo que la propuesta se realiza "con total confianza y con el objetivo de llevarla hasta el final", porque a su juicio "se dan las condiciones necesarias para conseguir un marco democrático y el cambio político".

"Para llevar a cabo ese proceso democrático, se dice que debe hacerse sin violencia, cuando decimos eso, queremos decir sin ningún tipo de violencia. Esto es sin la actividad armada de ETA y sin violencia ni injerencias del Estado", dijo Etxeberria en una entrevista en vídeo que se publicará íntegramente el domingo, pero algunos de cuyos contenidos avanzó el diario Berria en su edición digital del viernes.

"Definimos unas condiciones concretas, y como entre esas condiciones planteamos que el proceso debe realizarse sin violencia, lo que planteamos incluye que sea sin actividad armada de ETA, claro", agregó.

Etxeberria es un histórico de la izquierda abertzale. Ha sido miembro de la Mesa Nacional desde 1988. Fue encarcelado en 1997 por su pertenencia al órgano ejecutivo de Herri Batasuna junto a los otros 22 miembros de la Mesa y tras la difusión de un vídeo electoral de ETA durante una campaña electoral.

Se le sitúa como uno de los protagonistas de la declaración de Lizarra Garazi que dio paso a la tregua de ETA de 1998. Entre 2002 y 2004 estuvo de nuevo encarcelado y también entre 2007 y 2009 al incluirle el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en el sumario contra Batasuna.

Salió en libertad en septiembre del pasado año tras cumplir prisión preventiva y a la espera de juicio, y un mes después, en octubre, fue detenido de nuevo en San Sebastián, junto a Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga cuando participaban en una reunión en la sede del sindicato LAB, aunque Garzón le puso en libertad.

Además ha estado procesado, junto al ex lehendakari Juan José Ibarretxe, Patxi López, Rodolfo Ares y Otegi por las reuniones que mantuvieron en 2006 durante el último alto el fuego de ETA.

"CAMBIO POLÍTICO VERDADERO"

El martes, la izquierda abertzale hizo público el texto titulado "Zutik Euskal Herria" (De pie, Euskal Herria) que supone el final de su proceso interno tras varios meses de debate entre sus bases.

Tras celebrar una última asamblea el pasado fin de semana, se ratificó la resolución definitiva que marcará su estrategia política en 2010, y en la que se apuesta por "un cambio político verdadero", por el "uso de vías exclusivamente políticas" y por el avance hacia un proceso democrático que debería desarrollarse "en ausencia total de violencia".

La resolución, en la que no se incluye ni una sola referencia explícita a ETA aunque sí varias menciones a la necesidad de "ausencia de violencia", plantea que "para llevar a cabo el cambio resulta imprescindible (...) llevar la confrontación al terreno donde los estados son más débiles, esto es, llevar la confrontación al terreno político".

La resolución destacó la necesidad que tiene la izquierda abertzale, cuyas siglas han sido sucesivamente ilegalizadas por no condenar a ETA, de "disponer de una formación política legal para la intervención político- institucional, así como para participar en la mesa de partidos políticos donde se logre el acuerdo político resolutivo".

A esa nueva formación que se constituya le corresponderá, según el texto, "sea cual sea su nombre y estructura legal, ser la referencia de todos los independentistas y socialistas de Euskal Herria en la práctica política, de masas, ideológica e institucional a desarrollar en el proceso democrático".

Además, la izquierda abertzale, aboga por "una amplia acumulación de fuerzas" que permitan una confrontación "libre y democrática" con el Estado y llama a las fuerzas políticas progresistas vascas a unir fuerzas "respetando cada uno su historia, personalidad y ser".

La militancia que ha participado en el debate reitera su compromiso en las vías exclusivamente políticas para avanzar en un proceso que debería regirse, según la resolución aprobada, por "el diálogo y la negociación entre las fuerzas políticas por los principios del Senador Mitchell", en referencia al mediador enviado por Clinton en el proceso de paz en Irlanda del Norte que exigió a las partes enfrentadas el desarme total de las organizaciones paramilitares y la renuncia de todo intento de usar la fuerza para influir en las negociaciones.