Viernes, 19 de Febrero de 2010

Johnny Cash vuelve a cantar, pero esta vez desde la tumba

Reuters ·19/02/2010 - 09:24h

Cuando el productor Rick Rubin describe al último álbum de Johnny Cash "como de otro mundo" no bromea.

El titán de la música country murió hace casi siete años y el sello de Rubin, American Recordings, conmemorará el viernes de la próxima semana el 78 aniversario del nacimiento de Cash con el lanzamiento de un segundo disco póstumo de material nuevo.

"American VI: Ain't No Grave" es el sexto y último álbum en una serie de producciones de estilo acústico, en uno de los retornos más insólitos de la historia musical.

Rubin, quien trabajó junto a la banda de 'speed-metal' Slayer y el trío de rap Beastie Boys, rescató a Cash en 1993 de una crisis comercial y creativa.

Juntos produjeron cientos de spirituals, melodías folk y material de rock realizado por Soundgarden y Nine Inch Nails.

Cash, quien sufría varias enfermedades, de inmediato se convirtió en el consentido de una serie de roqueros de moda que disfrutaban con su bien merecida imagen de forajido.

Mientras, el mercado de la música country pop menospreció su éxito con la crítica. Los discos no fueron éxito de ventas, pero recibieron seis premios Grammy.

El disco viene de las mismas sesiones que "American V: A Hundred Highways", lanzado en 2006 y obtuvo el primer puesto en las listas de pop en 37 años para Cash.

Las pistas fueron grabadas en la casa junto a un lago que tenía el cantante cerca de Nashville justo antes de su muerte en septiembre de 2003, a los 71 años.

Rubin retrasó el lanzamiento de "VI" para que no compitiera con todas las reediciones de Cash presentes en el mercado.

El nuevo álbum contiene las canciones originales de Cash "1 Corinthians: 15:55,", cuyos versos vienen de la Biblia.

Los discos también presentan a la moda gótica a un cantante reconocido por su versión de "Hurt" de Nine Inch Nails y el video que le valió un Grammy. Los amigos de Cash han afirmado que esa no fue una fiel representación de su divertida personalidad.