Jueves, 18 de Febrero de 2010

Una píldora tiene beneficios duraderos contra rinitis alérgica

Reuters ·18/02/2010 - 19:30h

Un fármaco que les permite a las personas con rinitis alérgica recibir vacunas en forma de píldora tendría beneficios duraderos.

El medicamento Grazax es de venta bajo receta y está aprobado en Europa para el tratamiento de las alergias al polen, uno de los principales disparadores de la rinitis alérgica en primavera.

La píldora es una alternativa a las vacunas, que se recomiendan cuando los síntomas no se pueden controlar con los medicamentos convencionales.

Las vacunas antialérgicas exponen a las personas a pequeñas cantidades de la sustancia que causa la alergia para eliminar la sensibilidad del sistema inmune al alergeno.

Las vacunas son semanales primero y, luego, mensuales durante varios años. El tratamiento no cura la rinitis alérgica, pero reduce los síntomas. Sin embargo, el malestar limita la predisposición de los pacientes a usarlas.

Las píldoras, que se disuelven bajo la lengua, contienen una pequeña cantidad de extracto de polen. Es de uso diario antes del inicio de la temporada de alergia y durante 3 años.

En el estudio, los autores analizaron los efectos de largo plazo en pacientes que habían dejado de usarlas después de los 3 años recomendados. A diferencia de los pacientes tratados con placebo, los usuarios de Grazax tuvieron una reducción de una cuarta parte de los síntomas al año de dejar de usarlo.

Necesitaron también menos antihistamínicos y otros antialérgicos, publica el equipo en la revista Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Estos resultados respaldan el uso de Grazax como una opción terapéutica para las personas en las que la medicación estándar no alivia los síntomas de la rinitis alérgica.

El doctor Stephen R. Durham, de Imperial College London, en Reino Unido, dirigió el estudio financiado por ALK-Abello, con sede en Dinamarca y que es el fabricante de Grazax. Durham y algunos coautores recibieron subsidios de investigación y otros fondos de la empresa.

Los resultados surgen de 257 adultos con alergia al polen confirmada por tests clínicos. Al azar, recibieron Grazax o píldoras de placebo, que comenzaron a usar entre 4 y 8 meses antes de la temporada de polen. Realizaron la terapia durante 3 años.

En ese período y durante un año después de terminar el tratamiento, los pacientes calificaron los síntomas diarios y el uso del antialérgico.

En el año posterior al tratamiento, los pacientes que habían usado Grazax tuvieron un 26 por ciento menos síntomas, como congestión, picazón y ojos llorosos que el grupo control. Además, disminuyó un 29 por ciento el uso de fármacos y calificaron mejor su calidad de vida.

Esas diferencias coincidieron durante los 3 años de tratamiento activo.

Durante el último año de la terapia, el 15 por ciento de los usuarios de Grazax tuvo efectos adversos posiblemente causados por el medicamento (los más comunes fueron picazón e inflamación en la boca, picazón en las orejas e irritación en la garganta).

En Estados Unidos se está realizando un ensayo clínico para solicitar la aprobación de Grazax.

FUENTE: Journal of Allergy and Clinical Immunology, enero del 2010.