Jueves, 18 de Febrero de 2010

Visto para sentencia el juicio por el tiroteo de etarras contra dos gendarmes

EFE ·18/02/2010 - 15:25h

EFE - Foto de archivo de Alaitz Areitio Azpiri uno de los tres presuntos etarras detenidos en junio de 2007, en Francia, en la primera operación contra la banda tras la ruptura del alto el fuego. El Tribunal de lo Criminal de París dejó hoy visto para sentencia el juicio contra Alaitz Areitio, Maite Juarros e Ígor Igartua, acusados de formar parte de una estructura de reclutamiento de ETA. EFE/Archivo

El Tribunal de lo Criminal de París dejó hoy visto para sentencia el juicio contra Alaitz Areitio, Maite Juarros e Ígor Igartua, acusados de formar parte de una estructura de reclutamiento de ETA, y en particular contra las dos primeras como autoras de un tiroteo contra dos gendarmes en octubre de 2004.

Antes de que los jueces se retiraran a deliberar para preparar la sentencia, que se hará pública esta tarde, las abogadas de los tres inculpados, Amaia Rekarte y Xantiana Cachenaut, criticaron por "desproporcionadas" las peticiones de penas que hizo la fiscalía.

Rekarte y Cachenaut, a diferencia de lo que acostumbran a hacer en la defensa de miembros de ETA en otros procesos en Francia, centraron su alegato en cuestiones estrictamente jurídicas, y en poner el acento en que en los hechos ahora juzgados no hubo la más mínima intención por los etarras de causar daño a los gendarmes, que no son objetivo de la organización terrorista.

El representante del ministerio público, Jean-Claude Kross, había pedido ayer 20 años de cárcel, dos tercios como mínimo de efectivo cumplimiento contra Areitio como autora de los disparos contra dos motoristas de la Gendarmería que les persiguieron a ella y a Juarros en el coche robado con el que intentaban escapar por carreteras de montaña de los Pirineos franceses el 28 de octubre de 2004.

Kross solicitó una pena de trece a quince años de prisión para Juarros, procesada como la primera por tentativa de homicidio, por haber actuado en complicidad con su compañera para que ésta pudiera disparar contra los agentes, y de seis a ocho años contra Igartua, por integrar la misma célula terrorista de las dos anteriores, aunque no participó directamente en el tiroteo.

Rekarte insistió en que Areitio, desde que fue arrestada junto a Igartua en junio de 2007 (Juarros fue detenida el día del tiroteo) siempre ha asegurado que disparó una sola vez y "sin ninguna voluntad de herir o de hacer mal a nadie" por eso solicitó que el cargo de tentativa de homicidio se recalifique en violencias voluntarias.

Además de recordar que la existencia de más disparos se sustenta sólo en el relato de los propios gendarmes, la letrada reiteró que abrir fuego contra las fuerzas del orden francesas no es "un gesto autorizado por ETA" y en la historia de la banda usar las armas en Francia es un hecho "totalmente ocasional".

Igartua, como ya había hecho al inicio del juicio el lunes, volvió a negar legitimidad al tribunal.

El etarra (como su pareja Areitio, ya ha sido condenado en Francia por pertenecer a la banda) volvió a acusar a la policía española de la desaparición en el suroeste de Francia del miembro de ETA Jon Anza, con la complicidad de las autoridades francesas.