Miércoles, 17 de Febrero de 2010

Obama: "Una segunda depresión ya no es posible"

El presidente de EEUU cree que su plan de rescate, aprobado hace justo un año, sacó al país de lo peor de la crisis

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·17/02/2010 - 17:23h

REUTERS/Kevin Lamarque - Barack Obama durante su discurso de este miércoles.

Justo cuando se cumple un año del rescate económico de Estados Unidos, promovido por la administración de Barack Obama, el presidente norteamericano ha asegurado que el trabajo "está lejos de concluir", pero que se siente satisfecho tras haber rescatado la economía "de lo peor de la crisis". 

Obama ha asegurado que hará todo lo que esté en sus manos "para dar la vuelta a la situación económica" porque la situación actual todavía "no se siente aún como una recuperación". Aún así, el mandatario afirma que su paquete de estímulo, firmado el 17 de febrero de 2009 en Colorado y que inyectó 787.000 millones de dólares, sirvió para evitar una posible depresión económica. "Una segunda depresión ya no es posible", dijo Obama en referencia a la Gran Depresión de los años treinta. 

No sólo eso, sino que también se salvaron unos dos millones de empleo durante este primer año y salvará otros 1,5 millones de puestos de trabajo en el 2010. El paro afecta al 9,7% de la población actualmente y el Gobierno prevé que sume el 10% en media este año.

Obama pidió además al Congreso que apruebe "lo antes posible" medidas adicionales para incentivar las contrataciones. En su declaración criticó a los legisladores republicanos por atacar el programa por motivos políticos, al tiempo que asisten a ceremonias de inauguración de obras iniciadas con el dinero del estímulo en sus distritos.

Los republicanos critican el déficit

Tan sólo tres republicanos, todos en el Senado, votaron a favor del programa de estímulo, que dentro de su partido se ha criticado como un despilfarro de dinero. John Boehner, su líder en la cámara baja, ha afirmado que las "autofelicitaciones" por el plan demuestran que la administración "está incorregiblemente aislada de la realidad".

"El pueblo estadounidense asumió una cantidad récord de deuda para financiar el estímulo de un billón de dólares de los demócratas de Washington y un año después la tasa de desempleo de la nación está cerca del 10 por ciento", aseveró Boehner.

Obama prevé rescatar 1,5 millones de puestos de trabajo durante este año

Obama también destacó en su declaración que un tercio de los fondos del programa se dedicaron a una bajada de impuestos para el 95% de los estadounidenses. Con ello, intentó refutar la impresión reflejada en las encuestas de que su administración ha subido los tributos. Otro tercio del dinero del plan está destinado a potenciar las ayudas a los desempleados y asistir a los estados.

El presidente norteamericano dijo que los fondos evitaron el despido de miles de funcionarios el año pasado, pero reconoció que en el 2010 los gobiernos estatales podrían verse obligados a reducir sus plantillas por su precaria situación económica, lo que preocupa a la Casa Blanca.

El último tercio del dinero será dedicado a establecer unas bases económicas más robustas, que potencien las energías alternativas. Hasta ahora el Gobierno ha usado 300.000 millones de dólares del programa y pretende agilizar los desembolsos para llegar a los 551.000 millones de dólares hasta finales de septiembre. Entre los proyectos que recibirán financiación este año están líneas de ferrocarril de alta velocidad, la modernización de la red eléctrica e investigación en el campo de la salud.

Un gasto menor del previsto

El déficit presupuestario de Estados Unidos alcanzó 42.600 millones de dólares en enero, una cifra mucho menor que la del año pasado y de lo previsto por los analistas, según informó el Departamento del Tesoro.

En comparación, en enero de 2009, durante lo peor de la crisis económica, la brecha fiscal ascendió a 63.400 millones de dólares por el hundimiento de la recaudación. Los expertos habían calculado un déficit en torno a 46.000 millones de dólares para el mes pasado.

Pese al buen dato relativo de enero, el déficit aumenta a un ritmo sin precedentes. En los primeros cuatro meses del año fiscal, que se inició en octubre, Estados Unidos ha acumulado un déficit de 430.700 millones de dólares, frente a los 395.900 del mismo período durante el ejercicio anterior.

En diciembre el agujero presupuestario se amplió en 91.900 millones de dólares, la mayor cifra en la historia en términos absolutos para ese mes. En enero el Gobierno habitualmente registra pequeños superávit, pero la combinación del alto desempleo y el gasto público extraordinario para estimular la economía mantuvieron las cuentas públicas en los números rojos el mes pasado.

En enero el erario ingresó 205.200 millones de dólares, mientras que el gasto del Gobierno sumó 247.900 millones. La Administración prevé que el déficit llegue a los 1,6 billones de dólares este año fiscal, lo que equivale al 10,6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Con ello batiría el récord anterior de 1,42 billones de dólares, alcanzado en el ejercicio fiscal 2009, que fue el mayor desde la Segunda Guerra Mundial en términos absolutos

Noticias Relacionadas