Miércoles, 17 de Febrero de 2010

El Madrid afronta su pasado para salvar su futuro

EFE ·17/02/2010 - 13:08h

EFE - El jugador portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo, durante el entrenamiento que realizó hoy la plantilla blanca en la ciudad deportiva de Valdebebas tras perder ayer en Lyon (1-0) en los octavos de final de la Liga de Campeones.

El Real Madrid se complicó el pase a cuartos de final de la Liga de Campeones al caer derrotado en la ida de octavos en Lyon (1-0) y sacó del baúl de los malos recuerdos una serie de estadísticas negativas que amenazan con poner en aprietos el multimillonario proyecto de Florentino Pérez.

Si el equipo blanco no logra meterse entre los ocho mejores equipos del continente, algo que ya le ha sucedido en las cinco pasadas temporadas, quedará en entredicho la inversión faraónica que efectuó el constructor para formar el equipo más caro de la historia del fútbol.

Costará justificar que el elenco de estrellas puestas a disposición de Manuel Pellegrini a base de talonario no sean capaces de superar a un equipo que apenas puede presumir de ser el mayor presupuesto del quinto campeonato europeo.

Por comparar cifras, Lisandro, el fichaje más caro de la historia lionesa, costó algo más de la mitad que Benzema, el tercer fichaje más costoso de la pretemporada madridista.

Para salvar el proyecto Florentino, el Madrid está obligado a enfrentarse a algunas estadísticas negativas que parecían aparcadas con la buena racha que había encadenado el equipo en las últimas semanas pero que el gol de Makoun en Gerland volvieron a poner de actualidad.

Para empezar, el equipo de Pellegrini deberá vencer al Lyon, algo que no ha logrado en las cinco veces que lo ha afrontado, que se han saldado con tres victorias francesas, todas ellas en Gerland, y dos empates en Chamartín.

Esa premisa es obligatoria para romper otra racha negativa, la de cinco temporadas consecutivas sin aparecer entre los ocho mejores equipos de Europa, con la consiguiente pérdida de prestigio que eso supone.

El director deportivo del Madrid, Miguel Pardeza, lo consideró "indigno" del prestigio del club, pero el 1-0 de Gerland lo convierte en una posibilidad real.

La ausencia de los merengues en cuartos de final se ha convertido en una especie de maleficio, una de esas testarudas costumbres que, más allá de su mero valor anecdótico, comienzan a infiltrarse en la mentalidad de los equipos y cobran un alto valor psicológico.

Otra estadística que juega en contra del Madrid es su mala racha en las eliminatorias directas contra los equipos franceses.

Desde hace 40 años el Madrid no elimina en Europa a un equipo galo en una fase directa.

La última vez fue en 1960, cuando los blancos se deshicieron del Niza en cuartos de final con dos triunfos, 2-3 y 4-0.

Entre tanto, los blancos cayeron en 1993, en la Recopa, y 1994, en Copa de la UEFA, contra el París Saint-Germain.

La última confrontación con un equipo galo data de hace seis años, justo en su última aparición en cuartos de final.

En esa fase, el equipo se encontró con un Mónaco en racha, un equipo que dirigido por Didier Deschamps y capitaneado en el campo por Fernando Morientes, se deshizo del Madrid y acabó, posteriormente, llegando a la final.

El Madrid se ha medido en medio con alguna formación francesa en fase de grupos. Este mismo año ha vencido en dos ocasiones al Olympique de Marsella.

Las estadísticas están para romperlas y el Madrid tendrá que tirar de este tópico para seguir adelante en una competición en la que se juega buena parte del prestigio de su multimillonario proyecto.