Miércoles, 17 de Febrero de 2010

La Xunta admite cambios en la Ley de Cajas gallega

Este miércoles continúa la negociación para llegar a un acuerdo

P.B. /G.A. ·17/02/2010 - 08:15h

Imagen de la reunión de ayer. Público

Las conversaciones entre el Gobierno central y la Xunta de Galicia para desbloquear la Ley de Cajas autonómica parecen dar sus frutos. "Estamos dispuestos a aclarar la ley para evitar la denuncia de inconstitucionalidad, siempre que eso no suponga un recorte de compentencias", aseguró el presidente gallego, Alberto Nuñez Feijóo, en declaraciones a Público tras la reunión mantenida ayer entre el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías y la consejera gallega de Hacienda, Marta Fernández Currás, y el consejero de Presidencia, Alfonso Rueda.

Feijó aseguró que existen otros modelos de cajas autonómicas en los que fijarse y que no han sido denunciados por el Gobierno, en alusión a la normativa catalana. En la misma línea, Marta Fernández Curras aseguró, tras la reunión, que habían trasmitido al Estado que "su interés no va más allá de cualquier redacción propuesta por otra comunidad". Por su parte, Alfonso Rueda aseguró: "hemos manifestado disposición a admitir matizaciones jurídicas sin que en ningún caso desvirtúen la ley". Y explicó que hoy continuarán las negociaciones en una reunión técnica por la mañana y otra por la tarde, con los mismos representantes políticos que ayer, en la que preven "ir cerrando acuerdos".

Se aceptarán cambios si no recortan ninguna competencia

En el mismo tono de colaboración se expresó el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, quien confía en que hoy se pueda "perfilar" el borrador con las diferentes modificaciones a la Ley de Cajas de Galicia que permitan al Estado retirar el recurso de inconstitucionalidad sobre dicha normativa autonómica.

Cajas catalanas y el FROB

Zarrías confía en que el Estado pueda retirar el recurso ante el TC

Por otro lado, en Catalunya la futura caja bautizada como Unnim, y que nacerá previsiblemente en mayo o junio fruto de la fusión de las cajas Manlleu, Sabadell, Terrassa y Girona, intentará adelantar un año la devolución de los 500 millones que han pedido prestados al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El problema es que el fondo "es muy caro", reconoció ayer el subdirector general de Caixa Manlleu, Tomàs Moreta, con lo cual urge devolverlo "cuanto antes".

La Comisión Europea ha impuesto que las ayudas deben devolverse con un tipo de interés del 7,75% el primer año, un precio que va aumentando hasta alcanzar el 8,35% el quinto año. Este es el motivo por el cual varias cajas se están replanteando pedir las ayudas públicas, según varias fuentes financieras.