Lunes, 15 de Febrero de 2010

CCM y Cajasur pagarán menos por recibir apoyo

Sus ayudas vendrán del Fondo de Garantía y no del Estado

V. Z. ·15/02/2010 - 08:15h

Las entidades que pidieron primero tendrán el dinero más barato. V. Z.

Las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) son casi un artículo de lujo, pero, sin embargo, las que entrega el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) tienen un precio asequible, ajustado a las necesidades de la entidad solicitante. Es un apoyo privado (son las propias entidades las que surten el fondo) y, por tanto, no tienen que cumplir las exigencias de la Unión Europea.

"Son condiciones privilegiadas", aseguran en el sector financiero, en el que calculan que las ayudas de 1.300 millo-nes de euros a Caja Castilla La Mancha (CCM) costarán entre el 0% y el 2%, algo parecido a lo que pasará con los 1.000 millones que quiere recabar Cajasur para su fusión con Unicaja.

El FGD concede dinero con tipos de interés hasta del 0%

El Banco de España insistió desde el primer momento en que las ayudas que hubiera que entregar a las entidades con problemas debían proceder, siempre que se pudiera, del Fondo de Garantía. De esa forma, no se cargaría a los contribuyentes con los problemas de bancos y cajas, sino que serían ellos mismos los que los solucionasen con el dinero que han dotado en los últimos años.

Sin embargo, esos fondos son limitados y no dan para arreglar los problemas de todo el sector, sobre todo teniendo en cuenta que ese dinero está principalmente reservado a indemnizar a los clientes en caso de que una entidad quiebre. Al término de 2008, los fondos de garantía de bancos, cajas y cooperativas tenían un patrimonio de 7.200 millones. El de las cajas contaba con 3.972 millones, de los que se entregaron 1.300 millones a CCM y está previsto conceder otros 1.000 a Cajasur.

Las primeras cajas de ahorros en pedir asistencia tienen preferencia

El resto de operaciones de cajas, por mucho que algunas como las dos catalanas estén más adelantadas que la de Cajasur y Unicaja, tendrán que acudir al FROB y, por tanto, pagar una cuantía muy superior en intereses, o recurrir a otras soluciones. Las cajas andaluzas firmaron antes su protocolo de fusión (en verano pasado) y, por eso, tienen prioridad sobre el resto. "El que llega primero al reparto de la tarta, come tarta", aseguran en el sector financiero, donde reconocen que el FROB es prácticamente una losa para los ejecutivos que necesitan hacer una fusión, mientras que las condiciones del FGD son muy benignas.

En todo caso, los mismos medios también admiten que, en general, las ayudas del FROB son mejores que otras opciones porque inyectan recursos de primera calidad que permiten aumentar la solvencia de la caja.

Noticias Relacionadas