Domingo, 14 de Febrero de 2010

El comando luso de ETA estaba listo para atentar, dice Rubalcaba

Reuters ·14/02/2010 - 14:59h

El comando de ETA que se escondía en Portugal tenía 300 kilos de explosivos listos para utilizar, dijo el domingo el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Un chalé en Óbidos, descubierto a raíz de la persecución de un coche robado en un control de tráfico el pasado 1 de febrero, fue localizado la semana pasada por la policía portuguesa y en él se encontraron centenares de kilos de explosivos.

"En Portugal (ETA) tenía preparada una bomba, porque es verdad que tenía 300 kilos de explosivos preparados", declaró el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba antes de iniciar un viaje a Dakar, donde el lunes asiste a la conferencia ministerial sobre lucha contra el tráfico ilegal de estupefacientes.

"Y cuando se mezclan los componentes de los explosivos es porque se van a utilizar inmediatamente, porque todo el mundo sabe que al cabo de cierto tiempo van perdiendo eficacia", agregó.

En un principio se habló de hasta tonelada y media de explosivos, pero la cifra posteriormente se redujo.

Dos sospechosos, Oier Gómez y Andoni Zengotitabengoa, han sido identificados en relación con el hallazgo, que tuvo lugar semanas después de la detención de dos presuntos etarras cerca de la frontera entre Portugal y España tras interceptarse una furgoneta con 10 kilos de sustancias para fabricar explosivos, armas y matrículas.

Rubalcaba dijo tras las detenciones de enero que era razonable que la banda armada intentara instalarse en Portugal por la presión cada vez mayor a la que está sometida en Francia.

El ministro confirmó el domingo la detención de un presunto etarra la víspera en Guipúzcoa.

"Era un presunto terrorista en Guipúzcoa que iba armado y en una bicicleta, es evidente que no estaba haciendo deporte", dijo Rubalcaba. "Estaba preparando alguna fechoría".

Interior no ha facilitado su identidad, aunque según medios se trataría de Ibai Beobide, que permanecía fugado de Vizcaya desde finales de 2008 y al que la Guardia Civil vincula con el atentado contra la sede de la EITB en Bilbao del 31 de diciembre de ese mismo año.

Con éste serían ya 16 los detenidos por su relación con la banda armada en lo que va de año, 11 de ellos en España, dos en Portugal y tres en Francia.