Domingo, 14 de Febrero de 2010

Los partidos catalanes alertan al TC de que se juega las relaciones Cataluña-España

EFE ·14/02/2010 - 12:53h

EFE - El presidente catalán, José Montilla. EFE/Archivo

Los directores de campaña electoral de los partidos catalanes preparan su estrategia al margen de la futura sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut y, más allá de si esta afectará al resultado de las catalanas, advierten en todo caso al TC de que "se juega" las relaciones Cataluña-España.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, comentaba el pasado jueves 11 en los pasillos del Parlament que no se imagina una sentencia que interfiera la campaña catalana, prevista para el próximo mes de octubre o noviembre, ya que jamás había ocurrido que el alto tribunal pudiese influir en un proceso democrático.

En este contexto, el más claro es el secretario de organización del PSC y director de sus campañas, José Zaragoza, que como el resto de los jefes de campaña consultados por Efe rechaza poner un límite temporal para que el TC emita un fallo.

Al contrario, Zaragoza ha asegurado que no piensa variar ni un ápice la orientación de su campaña, basada en su eslogan de "tiempos difíciles, gente seria".

Si algo le preocupa de verdad es que el TC "sea consciente de que se está jugando las relaciones entre Cataluña y España y que se den cuenta (los magistrados) de que un Estatut votado por los ciudadanos tiene un peso importante, lo que les tendría que hacer reflexionar".

Por su parte, el director de campaña de CiU, David Madí, al igual que el resto de sus homólogos, niega disponer de un 'plan b' en su estrategia electoral en función de si el TC recorta o no el Estatut.

Madí, en declaraciones a Efe, ha alertado de que la relación de Cataluña con España quedará tocada si se recorta el texto aprobado en las Cortes y avalado en referéndum por el pueblo catalán en 2006.

"La única sentencia neutra, para nosotros, sería aquella que no tocase ni una coma del Estatut", ha alertado Madí, que ha admitido que una eventual "amputación" del texto le obligará a "potenciar la agenda nacional" en la campaña electoral de Artur Mas.

Si hay recorte del Estatut, según Madí, la legislatura catalana estará ya "ultraagotada" y será urgente que "los catalanes hablen en las urnas", por lo que sería partidario de avanzar las elecciones todo lo posible para que de ellas emerja un "gobierno fuerte capaz de afrontar el reto de dar respuesta" al desafío del TC.

Para el director de la campaña catalana de ERC, Xavier Vendrell, el contenido de la sentencia es "bastante intrascendente" ya que, desde su óptica independentista, "todo el proceso estatutario ha demostrado que la etapa autonómica ha encontrado su límite".

"Y esto es lo que marcará esta campaña: la raya entre los que queremos ejercer el libre derecho a decidir y los que no", ha dicho Vendrell, que entiende que "el único 'plan b' posible es una consulta a la población para que se posicione sobre el futuro de Cataluña; cualquier otra propuesta será volver a engañar al país".

Por su parte, la portavoz de ICV, Laia Ortiz, miembro del grupo de dirigentes que llevará las riendas de la campaña de Joan Herrera como candidato, ha comentado a Efe que la sentencia del TC sobre el Estatut no alterará sustancialmente la estrategia de ICV-EUiA, que quiere centrar sus mensajes políticos en la crisis económica por considerar que ésta es la mayor preocupación de los catalanes.

Los ecosocialistas consideran que el fallo se ha demorado tanto que no se marcan un plazo a partir del cual sería conveniente que la sentencia se diera a conocer ya después de las elecciones.

En cualquier caso, ICV, que no prevé una estrategia alternativa por si el Estatut eclipsa la precampaña y la campaña, sí admite cierta inquietud por el hecho de que la sentencia pueda monopolizar todo el debate político en los próximos meses.

Desde el PP, que recurrió el Estatut ante el TC, se espera que la sentencia se dé a conocer "pronto", aunque más por el retraso que acumula que por las consecuencias que pudiera tener en las urnas para su candidata, Alícia Sánchez-Camacho.

Y es que el PPC, cuya campaña dirige Jordi Cornet, cree que los catalanes votarán pensando en cuestiones como la crisis y que, aunque el fallo se diera a conocer a poco tiempo de las elecciones, ello no tendría una incidencia significativa sobre sus resultados.

Los populares catalanes, que tratarán de que la crisis centre el debate en la campaña, argumentan que el Estatut no ha servido para resolver cuestiones como el paro, y que se entenderá que el PP ha garantizado con su recurso la constitucionalidad de esta ley orgánica.