Sábado, 13 de Febrero de 2010

El aniversario de los bombardeos contra Dresde vuelve a convocar a extremistas

EFE ·13/02/2010 - 17:45h

EFE - Policías alemanes pasan junto a un coche volcado hoy en Dresde (Alemania). Unos dos mil activistas de grupos de izquierdas bloquearon el trayecto de la manifestación convocada por simpatizantes de extrema derecha con motivo del 65º aniversario del bombardeo de las tropas aliadas sobre Dresde al final de la II Guerra Mundial.

La conmemoración del aniversario de los bombardeos contra Dresde siempre ha convocado extremistas de izquierda y de derecha y este año -cuando se cumplen 65 años de uno de los ataques más duros de la II Guerra Mundial- no ha sido una excepción.

A los actos oficiales, a los que han asistido más de 10.000 personas a favor de la paz y contra el extremismo, se agregó una marcha de neonazis que fue interceptada por manifestantes de izquierda, lo que generó enfrentamientos en los que tuvo que intervenir la policía.

Los bombardeos contra Dresde constituyen uno de los hechos de la Segunda Guerra Mundial que más emociones contradictorias generan en Alemania.

Los ataques a la Florencia del Elba, como se conocía a la ciudad del este de Alemania, son un símbolo del sufrimiento de la población civil germana durante la guerra y los neonazis siempre han querido capitalizar la tragedia.

Otros ven los bombardeos como un castigo a los crímenes nazis, y recuerdan que quienes lanzaron las primeras bombas sobre objetivos civiles fueron pilotos de la Luftwaffe alemana.

"El fuego volverá a nosotros", advirtió un hombre citado en las memorias del pintor Otto Griebel, ante las llamas que consumían la sinagoga de Dresde el 9 de noviembre de 1938.

Ese fuego se volvió contra Dresde el 13 de febrero de 1945 cuando pasadas las diez de la noche 245 aviones británicos empezaron sus ataques contra la ciudad, sobre la cual arrojaron sólo en el primer cuarto de hora 881,1 toneladas de bombas.

Hasta esa noche, Dresde se había sentido segura y creía ingenuamente que quedaría a salvo de los aliados, por lo que la defensa antiaérea era precaria y apenas había refugios seguros.

Todo ardía, y quienes no hallaban un sótano donde esconderse buscaban llegar a la orilla del Elba.

A la 01.23 horas hubo un segundo ataque, y el tercero, esta vez estadounidense, tuvo lugar al día siguiente.

Para algunos judíos que ya habían recibido la orden de deportación, que equivalía a una sentencia de muerte, los ataques resultaron liberadores pues les permitieron huir.

Sobre el número de muertos aún hay una discusión, que oscila entre la investigación histórica y la leyenda.

En la documentación más completa que se conoce, Goetz Bergunder habla en "Dresde y la guerra aérea" (1977) de entre 25.000 y 40.000 muertos. Pero muchos supervivientes del infierno de los ataques consideran esa cifra como demasiado baja, sensación que explotan los neonazis al hablar de cientos de miles de muertos.

La inflación de las cifras tuvo su origen en un documento policial sobre el número de víctimas mortales al que el Ministerio de Propaganda nazi agregó un cero para luego distribuirlo entre la prensa de los países neutrales.

Luego, durante la época de la ex República Democrática Alemana (RDA), el régimen comunista asumió las cifras infladas y también el giro que hablaba de "la mafia aérea angloamericana", que cuadraba perfectamente con las necesidades retóricas de la guerra fría.

Los neonazis han recogido las cifras infladas y cada año hablan del "holocausto de las bombas".

Este año, cerca de 1.000 neonazis se dieron cita para hacer una marcha a través de la ciudad cuyo recorrido fue bloqueado por los manifestantes de izquierdas.

Además, un autobús en el que viajaban neonazis fue atacado y terminó con las lunas rotas.

No obstante, hasta el momento no ha habido heridos ni detenciones y los actos oficiales, a los que asiste la alcaldesa Helma Orosz, han estado más concurridos que los mítines de los extremistas.

La parte oficial de la conmemoración se inició con una ofrenda floral por las víctimas de la guerra y siguió luego con una cadena humana por la paz y contra el extremismo.