Sábado, 13 de Febrero de 2010

El secretario general de la patronal vasca dice que la reforma laboral es necesaria

EFE ·13/02/2010 - 10:47h

EFE - José Guillermo Zubía, secretario general de la Confederación Empresarial Vasca (Confebask). EFE/Archivo

El secretario general de la patronal vasca, Confebask, José Guillermo Zubía, ha opinado que la reforma laboral es necesaria, "pero no persigue abaratar el despido, como interesadamente se ha dicho".

En una entrevista con EFE, el dirigente de la patronal vasca también ha comentado que la presión de ETA sobre los empresarios es "continua, como siempre", y hace más necesaria la desaparición de la banda.

Sobre el último dato positivo de la economía vasca, en la que el PIB ha vuelto a crecer en el último trimestre de 2009, Zubía ha alertado de que "la salida de la recesión es un tema estadístico; el dato tienen que confirmarlo los trimestres posteriores porque el proceso de recuperación es débil y está sometido a infinidad de incertidumbres".

"Hay mucha incógnita y la recuperación está siendo lenta, aunque en conjunto iremos hacia arriba, con lentitud y todavía lejos de situaciones normales de generación de empleo", ha añadido.

A pesar de este esbozo de recuperación, Zubía ha apuntado que la economía española necesita reformas, ya que "el desempleo tan espectacular es fruto en una gran parte de la rigidez del sistema laboral. No ha habido un solo país que haya tenido estas tasas de desempleo pese a que sus caídas del PIB han sido superiores a las de España; eso debe llevar a la reflexión".

Para Zubía, la propuesta de reforma del mercado laboral que ha realizado el Gobierno "tiene la virtud de que reconoce su necesidad, y también de que el Gobierno la ha considerado suficientemente urgente como para que haya un acuerdo en tres meses o la aprobará per se".

La patronal aboga por "un equilibro entre la necesidad empresarial de adaptarse al cambio y la protección de los trabajadores. Por ejemplo, modificar la contratación hacia reducciones de jornada, cosa que en Alemania se ha producido".

Zubía ha alertado de que "interesadamente se ha estado vendiendo que lo que se persigue es el abaratamiento del despido, cuando la reforma no está centrada en eso ni es su pretensión".

Ha mantenido que la movilización sindical "es contra las reformas, ni tan siquiera contra el contenido de las reformas. La última semana vivida es elocuente sobre las consecuencias que puede tener para la economía no afrontar con prontitud y decisión reformas".

Otra reforma pendiente es la del sistema de pensiones, un asunto en el que ha recordado que "la edad real de jubilación es de 62 años: la solución menos traumática es un retraso que aproxime la edad de jubilación real a los 65 años, combinado con menos prejubilaciones; es inevitable porque, si no, el sistema es insostenible".