Viernes, 12 de Febrero de 2010

Carod advierte de que a España no le irá bien si a Cataluña no le va bien

EFE ·12/02/2010 - 11:24h

EFE - El vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Josep Lluís Carod Rovira, antes de pronunciar una conferencia en el foro Nueva Economía, hoy en Madrid.

El vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, ha advertido hoy de que ciertos recortes presupuestarios por parte del Gobierno pueden perjudicar "seriamente" a Cataluña, y a "España no le irá bien si a Cataluña no le va bien".

En un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, Carod-Rovira ha asegurado, a preguntas de los periodistas sobre las declaraciones del conseller Ernest Maragall, que él no se siente "nada fatigado, me faltan -ha dicho- años".

Ha considerado "legítimas" las afirmaciones de Maragall, al igual que las de su compañero de gabinete Antoni Castells, pero ha opinado que quienes gobiernan deben dedicarse a gobernar y dejar que determinadas decisiones las adopten los dirigentes de cada formación política que da apoyo al Ejecutivo catalán.

En este sentido, ha avanzado que hasta que no pasen las elecciones catalanas y él ya no forme parte del Gobierno no se referirá a las estrategias que adoptará su partido (ERC) de cara al futuro. "Ahí recuperaré la capacidad de acción", ha apostillado.

En el ámbito nacional, ha señalado que sería positivo que en el mapa político español se asistiera a un gobierno de coalición, lo cual sería una "medida de salud democrática y de reflejo de la diversidad política existente".

Carod-Rovira ha afirmado que Cataluña es la capital industrial de España y la que más compra al resto del Estado, mientras Madrid es la de los servicios y el sector público y la de la "redistribución interna", y se ha preguntado por qué reiteradamente se han negado a su comunidad sus reclamaciones.

"El kilómetro cero de la exportación e industria española no está en la Puerta del Sol, está en la Plaza de Cataluña", ha afirmado, antes de apostar por una Península multipolar, con tres grandes ejes potentes: el de Lisboa, el de Madrid y el de Barcelona.

Ha señalado además que no tiene sentido que no se adopten determinadas decisiones que favorezcan el desarrollo económico de Cataluña y ha pedido que se negocie seriamente la gestión del aeropuerto de El Prat y que se potencie el corredor mediterráneo de infraestructuras.

Estos debates -ha proseguido- sobre problemas que no se resuelven, en Cataluña "fatigan", ya que "cansa mucho decir siempre lo mismo y dar pasos al frente".

"Si se busca la concertación nadie puede dudar de que Cataluña será un colaborador necesario del Gobierno e imprescindible. Una Cataluña a la que se pongan obstáculos va a salir perjudicada, pero también va a salir perjudicada España entera", ha subrayado.

El vicepresidente de la Generalitat no se ha opuesto a que las comunidades autónomas "adelgacen" su déficit siempre y cuando el Gobierno central también lo haga.

Sobre el fallo del Constitucional acerca del Estatut, ha dicho que el semestre de Presidencia europea de la UE es el momento más inadecuado para dar a conocer la sentencia.

En cuanto a su contenido, ha indicado que si se recorta lo relativo a la terminología nacional no habría cambios respecto a lo que ha sucedido desde el año 1939 y ha recordado que lo acontecido desde entonces no ha hecho que Cataluña deje de ser una nación.

Preguntado por el proceso abierto por el Consejo General del Poder Judicial para decidir si suspende cautelarmente de funciones al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, ha opinado que no deja de ser "singular" que un juez de posición "radicalmente democrática" pase por una situación como esta.

Por último, ha confiado en que un partido como Plataforma por Cataluña nunca llegue a tener representación en el Parlamento catalán.