Martes, 18 de Diciembre de 2007

Garzón continúa deteniendo 'batasunos'

La Policía captura por orden del juez a Marije Fullaondo, miembro de la Mesa Nacional de la ilegalizada formación

Ó. L. F./ Á. V. ·18/12/2007 - 21:51h

EFE - Fullaondo, en la rueda de prensa que dio el pasado 12 de diciembre.

Marijé Fullaondo, una de los escasos integrantes de la Mesa Nacional de Batasuna que aún estaba en libertad, fue detenida ayer por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. La captura se produjo en el marco de las diligencias previas 320/07, en las que el magistrado investiga los supuestos delitos cometidos por los dirigentes actuales de la ilegalizada formación y que se habían saldado hasta ahora con el ingreso en prisión de una veintena de éstos, entre ellos 17 de los detenidos en la redada del pasado 4 de octubre en Segura (Guipúzcoa).

La detención se produjo sobre las cinco de la tarde, cuando la dirigente abertzale se dirigía a su domicilio en las inmediaciones de la localidad vizcaína de Gernika, según fuentes policiales. La vivienda donde reside fue posteriormente registrada. Desde la detención de la cúpula, Fullaondo se había convertido, junto a Pernando Barrena, en la principal portavoz de la ilegalizada formación. En este papel, ayer por la mañana afirmaba en una emisora de radio vasca que el anuncio de ETA de seguir atentado era “la respuesta a toda la represión llegada tras la ruptura del proceso de negociación”.

Precisamente, las intervenciones públicas en las que se había prodigado en los últimos meses –la semana pasada había dado una rueda de prensa– han sido claves para que el juez Garzón haya decidido finalmente ordenar su detención, según fuentes jurídicas. A ello se suma, siempre según estas fuentes, su participación en al menos cuatro reuniones de la cúpula de la ilegalizada formación en el último año y medio, y su condición de miembro de la Mesa Nacional.

Responsable de “Cultura”

La Policía le adjudicó este relevante papel después de analizar la documentación que intervino el 14 de septiembre a los dirigentes de Batasuna a los que identificó tras celebrar una reunión secreta en Salvatierra (Álava). Aquella información permitió a los expertos antiterroristas poner nombre y apellidos a los 38 presuntos integrantes del máximo órgano de dirección de la formación abertzale y señalar a Fullaondo como responsable de “Cultura y Deporte” de la misma.

Marije Fullaondo no empezó a ser conocida públicamente hasta 2004, cuando la izquierda abertzale la presentó como cabeza de lista de Herritarren Zerrenda, la marca con la que pretendía concurrir a las elecciones europeas de aquel año. La lista fue anulada, aunque ello no impidió que fuera ganando peso dentro de la izquierda abertzale hasta que en marzo de 2006 se integró en la Mesa Nacional que debía gestionar el proceso de paz.

Justo un año después, fue una de las encargadas de acudir al Registro de Partidos del Ministerio del Interior para solicitar la inscripción de Abertzale Sozialisten Batasuna (ASB), la primera apuesta de la izquierda abertzale para estar presente en los comicios municipales del 27-M y que resultó fallida. La ruptura de la tregua y, sobre todo, la detención de gran parte de la cúpula de Batasuna en octubre elevaron aún más su protagonismo hasta convertirla, junto a Barrena, en los rostros de la izquierda abertzale. Ahora ella ha sido detenida.