Jueves, 11 de Febrero de 2010

El cartel de Hollywood se rebela contra la especulación inmobiliaria

La organización benéfica Trust the Public Land lo cubrirá como reclamo publicitario para recaudar los 12,5 millones de dólares que asegurarían su supervivencia

ROBERTO ARNAZ ·11/02/2010 - 17:47h

El famoso carteL. AFP

La voracidad del ladrillo no perdona ni siquiera a los mitos. Desde este viernes el legendario cartel de Hollywood se esconderá bajo una enorme lona para evitar perecer ahogado en cemento.

Una empresa de promoción inmobiliaria pretende comprar la finca que rodea al glamuroso letrero, conocida como Cahuenga Peak, para construir allí una urbanización de chalets de lujo. Bajo el lema "Salvemos el Pico", la organización benéfica Trust the Public Land cubrirá el cartel como reclamo publicitario para tratar de recaudar los 12,5 millones de dólares que asegurarían su supervivencia. La fecha límite para conseguirlo es el próximo 14 de abril y aún les faltan 5,5 millones para llegar a esa cifra.

12,5 millones de dólares que asegurarían su supervivencia

"Es una urgencia. No tenemos una prórroga por parte de los propietarios del terreno" asegura Paige Rausser, de Trust for Public Land. Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas. La institución, con sede en San Francisco, planea mantener a cubierto el mítico hasta que la ciudad se conciencie de lo triste que sería la postal sin el cartel de fondo o hasta conseguir el apoyo financiero necesario para salvarlo.

Tiene previsto construir en la zona una urbanización de chalets de lujo.

La organización consiguió hasta la fecha contribuciones de instituciones como The Tiffany & Co. Foundation y el apoyo de estrellas de la pantalla como Virginia Madsen, Julia Louis-Dreyfus o la musa de Alfred Hitchcock, Tippi Hedren. Además, Trust for Public Land también cuenta con el apoyo de los políticos locales. El concejal de parques del distrito 4 de Los Ángeles, Tom LaBonge ha iniciado una campaña de recogida de fondos para evitar la desaparición del cartel de Hollywood, un monumento "icónico" que considera a la altura de la Estatua de la Libertad o el puente Golden Gate. "Si se construye allí, arruinará la vista. Es una montaña mágica con árboles mágicos, así que vamos a tener que utilizar la magia para conseguir el dinero que falta", asegura confiado LaBonge.

El pedazo de tierra de la polémica se sitúa justo detrás del cartel y mide sólo 55 hectáreas. Durante los últimos 85 años, ha pasado de mano en mano por precios totalmente irrisorios hasta que, en 2002, un grupo inversor de Chicago lo compró por 1,7 millones de dólares al fondo que gestiona el patrimonio dejado por el magnate Howard Hughes, quien se hizo con el terreno en 1940. Ahora piden por ella casi 10 veces más y ya hay una empresa dedicada a la construcción dispuesta a pagar esa cantidad por hacerse con ese jugoso botín.

Curiosamente, el cartel más famoso del mundo del cine fue creado en 1923 por el constructor H. J. Whitley como parte de una campaña publicitaria para promocionar una urbanización. Al principio se podía leer Hollywoodland, pero en 1949, cuando paso a depender del Departamento de Parques y Jardines de la ciudad, las autoridades angelinas decidieron prescindir de la coletilla land, para que representara a toda la ciudad, no sólo a una promoción inmobiliaria.