Martes, 18 de Diciembre de 2007

Las FARC liberarán a Clara Rojas, su hijo y otro canjeable, según la agencia Prensa Latina

EFE ·18/12/2007 - 20:26h

EFE - El presidente venezolano Hugo Chávez, saluda a Clara de Rojas, madre de Clara Rojas, durante una reunión con una delegación de los familiares de los secuestrados las FARC, el 20 de agosto de 2007 en Caracas.

La guerrilla colombiana de las FARC pondrá en libertad a Clara Rojas, compañera de fórmula de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt y al niño que procreó en cautividad, lo mismo que a la ex legisladora Consuelo González de Perdomo, informó desde Bogotá la agencia cubana Prensa Latina.

Los tres "serían entregados al presidente venezolano, Hugo Chávez, o a quién él decida", según Prensa Latina, que citó como fuente un comunicado de los rebeldes "conocido aquí (en Bogotá)".

Clara Rojas fue secuestrada el 23 de febrero de 2002 junto a Betancourt, también nacional francesa, cuando se transportaban hacia San Vicente del Caguán, población del departamento sureño del Caquetá, donde tenían previsto un mitin político.

Poco más de un año después, Rojas dio a luz a un niño, de padre guerrillero, a quien bautizó Emmanuel, según reveló posteriormente en un reportaje de televisión y un libro el periodista Jorge Enrique Botero, tras visitar un campamento rebelde.

Por su parte, la ex congresista González está en manos de los rebeldes desde el 10 de septiembre de 2001, fecha en la que fue secuestrada cuando se transportaba por una carretera de Pitalito, localidad del departamento sureño del Huila.

"La orden para liberarlos ya ha sido impartida", dice la nota de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que está firmada por el "Secretariado" (mando central) de la organización, agregó la agencia estatal cubana.

La misma fuente periodística dijo que el grupo insurgente "considera ese gesto un desagravio a los familiares de los retenidos, a Chávez y a la senadora Piedad Córdoba, cuya gestión por el canje humanitario fue cancelada por el Gobierno colombiano".

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, decidió el pasado 21 de noviembre dar por terminada las gestiones en procura de un acuerdo humanitario con los rebeldes que Chávez había asumido como mediador en agosto último, por invitación de Córdoba, quien previamente había sido autorizada como facilitadora por el Ejecutivo de Bogotá.

La decisión del presidente colombiano fue rechazada por Chávez, quien se declaró traicionado por Uribe, llamó a consultas a su embajador en Bogotá, Pável Rondón, y prometió que no mantendrá ninguna relación con el Gobierno de Colombia mientras Uribe siga en el poder.

En el comunicado, según la versión de Prensa Latina, las FARC "consideran improvisada e inaceptable la propuesta de una zona de encuentro para dialogar con 'el mentiroso comisionado (de Paz del Gobierno, Luis Carlos) Restrepo, en inhóspitos, remotos y clandestinos lugares, con plazo de 30 días'".

Los rebeldes aludieron al anuncio que hizo Uribe, el pasado 7 de diciembre, de facilitar una "zona de encuentro" en algún punto rural del país, preferiblemente sin Fuerza Pública y sin población civil, para negociar con las FARC el acuerdo humanitario al que supeditan la puesta en libertad de 45 secuestrados, a cambio de medio millar de rebeldes presos.

Entre esos 45 cautivos "canjeables" figuran, además de Betancourt y de Rojas, varios políticos, policías, militares y tres estadounidenses.