Jueves, 11 de Febrero de 2010

Renault pasó a números rojos en 2009 con 3.125 millones de euros de pérdidas

EFE ·11/02/2010 - 09:02h

EFE - El logotipo de la firma automovilística Renault reflejado en un charco. EFE/Archivo

Renault tuvo el año pasado unas importantes pérdidas de 3.125 millones de euros frente a un beneficio de 571 millones de euros del año anterior, anunció hoy el grupo automovilístico francés, que lo atribuyó al contexto de crisis que ha afectado particularmente al sector.

De la cifra total de pérdidas, algo más de la mitad se originó en la propia actividad de Renault, mientras que 1.561 millones procedieron de sus participaciones en otras empresas: 902 millones por la japonesa Nissan, 370 millones por la rusa AvtoVaz y 301 millones por la sueca Volvo.

El responsable financiero de Renault, Thierry Moulonguet, eludió reconocer que el resultado neto de la empresa fue el peor de la historia y, en la presentación a la prensa, puso el acento en que las cifras negativas se concentraron esencialmente en el primer semestre de 2009 (2.700 millones de euros), al mismo tiempo que en el segundo la situación había evolucionado "positivamente".

En todo caso, el margen operativo de Renault también pasó en 2009 a los números rojos con 396 millones de euros, que contrastan con los 326 millones positivos conseguidos el ejercicio precedente.

La facturación se redujo un 10,8% para quedar en 33.712 millones de euros, por efecto en primer lugar de una reducción del 3,1% de las ventas de coches, con 2.308.626 unidades.

También pesó en la caída de los ingresos un precio medio de los vehículos más bajo (tuvo un impacto de 2,8 puntos porcentuales), la fortaleza del euro frente a las otras divisas con las que trabaja el grupo (-2,5 puntos) y la disminución de componentes a los otros fabricantes de coches asociados (-4,8 puntos).

La dirección de la compañía puso el acento en los 2.088 millones de euros de flujo de caja generado por la actividad automovilística en 2009, recordando que el único objetivo financiero que se había marcado el pasado año a la vista de la crisis es que esa cifra fuera positiva, lejos de los 3.028 millones negativos de 2008.

Precisamente, ese flujo de caja fue lo que permitió reducir el endeudamiento neto de los 7.944 millones a finales de 2008 a 5.921 millones un año más tarde (un 35% de los capitales propios en lugar del 40,9%). Además, el 31 de diciembre pasado, la empresa disponía de 5.408 millones de euros de tesorería.

Para 2010, Renault vuelve a limitar sus objetivos financieros a cerrar el ejercicio con un flujo de caja positivo, para lo que ha definido cinco ejes de trabajo.

Se trata en primer lugar de aumentar su cuota de mercado en Europa, donde espera una reducción general de las ventas del 8-10%, gracias a los modelos más recientes, y a los nuevos que va a comercializar, y de continuar obteniendo sinergias de sus alianzas, en particular con Nissan, que le reportó 1.500 millones de euros en 2009 a los que se deberían añadir 1.000 millones este año.

La reducción de costos estará marcada en particular por una reducción media de la plantilla del fabricante en unas 4.000 personas, esencialmente en Europa.

También tiene intención de ejercer un serio control de las inversiones, que deberían mantenerse al mismo nivel (en torno al 9% del volumen de negocios) y seguir con la "optimización" de los fondos, lo que pasa en particular por tener un nivel bajo de existencias.

El presidente de Renault, Carlos Ghosn, quiso proyectarse más allá de la crisis, y justificó en ese contexto su política de desarrollar masivamente vehículos eléctricos a partir de 2011, ampliar su gama alta, reforzar su presencia en los países emergentes y acelerar las sinergias con Nissan.