Martes, 18 de Diciembre de 2007

Las FARC anuncian la liberación de tres rehenes

Se trata de Clara Rojas, asesora de Betancourt, su hijo y una ex congresista

PÚBLICO.ES ·18/12/2007 - 21:00h

Imagen extraída de un vídeo de 2002, cuando Ingrid Betancourt (derecha) y Clara Rojas ya estaban secuestradas. AFP FOTO / TV NOTICIAS UNO

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han anunciado que liberarán a tres de los 45 rehenes cuyo intercambio humanitario por presos de esta guerrilla intentaba conseguir el presidente venezolano Hugo Chávez.

Y no son tres rehenes cualesquiera. Según el comunicado que esta guerrilla ha hecho llegar a la agencia cubana Prensa Latina, se trata de Clara Rojas, asesora de campaña de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt- ambas fueron secuestradas juntas en febrero de 2002- , Emanuel, el hijo que Rojas tuvo con uno de sus captores en 2003 estando ya secuestrada, y Consuelo de Perdomo, ex congresista, secuestrada en 2001.

En la nota de la guerrilla se precisa que estos tres rehenes serán entregados "al presidente venezolano, Hugo Chávez, o a quien él decida", aunque el documento asegura que la liberación, cuya orden "ha sido ya impartida", se producirá en Colombia.

La agencia cubana considera que la decisión de las FARC es "un gesto de desagravio a los familiares de los retenidos, a Chávez y a la senadora Piedad Córdoba".

La mediación de Chávez y de la senadora de la oposición colombiana acabó el pasado 22 de noviembre, cuando el presidente colombiano, Álvaro Uribe, les prohibió proseguir sus contactos con las FARC.

Una llamada a un general

La razón invocada por Uribe fue que el presidente venezolano, con la colaboración de la senadora, había intentado sonsacar información sobre las FARC a un general colombiano, ignorando su prohibición expresa en ese sentido.

El fin de esta mediación causó una honda desilusión en los familiares de los secuestrados,que habían depositado sus esperanzas en ella. En el comunicado de las FARC, todo son bellas palabras hacia Chávez, a quien, según Prensa Latina, se agradece "su dedicación y su colosal esfuerzo".

La guerrilla considera que la anulación de la mediación de Chávez fue "un acto de barbarie diplomática". El texto asegura también que la decisión de Uribe fue "un portazo" al presidente Nicolás Sarkozy, a los mandatarios latinoamericanos y a "los familiares de los prisioneros de guerra (sic) de las dos partes".

En la misma línea, el texto, que contiene siete puntos que Prensa Latina no detalla, echa por tierra las propuestas de negociación de Uribe y de su Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo.

Consideran, por ejemplo,"improvisada e inaceptable" la propuesta del Gobierno de definir una zona de encuentro para dialogar con "el mentiroso Restrepo" en un plazo de 30 días.

Las FARC insisten en que para que se produzca el intercambio humanitario de rehenes es necesario la desmilitarización de las zonas de Florida y Pradera durante 45 días. El presidente colombiano se ha negado a esta exigencia de los guerrilleros.

Con este gesto unilateral, las FARC han puesto la pelota en el tejado del Gobierno colombiano.