Jueves, 11 de Febrero de 2010

CiU constata el fracaso de su pacto anticrisis

Su portavoz, Duran Lleida, no halla «receptividad» en Rajoy tras exponerle su propuesta

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·11/02/2010 - 00:30h

Mariano Rajoy interpela a Zapatero desde su escaño, ayer, en la sesión de control al Gobierno. marta jara

La iniciativa de Convergència i Unió (CiU) de promover un pacto de Estado contra la crisis chocó ayer con la falta de receptividad del PP y la ausencia de "reflejos" de Rodríguez Zapatero para liderar un eventual acuerdo, según diagnosticó el portavoz catalán en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida.

Como anticipó Público, la oferta lanzada el lunes por los nacionalistas catalanes se ha deshilachado antes incluso de comenzar a tejerse y la posibilidad de que prospere es en estos momentos cada vez más remota.

"Con este Gobierno es difícil ir a ninguna parte", se excusa Rajoy

Duran trasladó ayer su propósito al líder del PP, Mariano Rajoy, en un encuentro privado de poco más de tres cuartos de hora que se celebró en el despacho del líder conservador en el Congreso a instancia "de ambas partes", según confirmó después el portavoz nacionalista. No era una cita más, a pesar de que Duran calificara su contenido de "generalista".

Expectación

El hecho de que se celebrara inmediatamente después del anuncio de CiU, la relevancia del anfitrión Rajoy y Durán sólo han mantenido otra entrevista en esta legislatura y el anuncio de que el portavoz catalán se reunirá la próxima semana con su homólogo socialista elevaron la expectación de una cita a la que ninguno de los interlocutores había dado publicidad .

Zapatero agradece a CiU su voluntad pero recela del momento elegido

Tras el encuentro, cualquier esperanza de llegar a un acuerdo entre los principales actores políticos para encarar juntos la crisis quedó definitivamente enfriada. "Hasta la fecha, no he visto receptividad por parte del presidente del Gobierno, pero tampoco la he visto en el PP", explicó Duran para resumir la abulia que advierte en socialistas y conservadores para fraguar juntos el acuerdo al que invita CiU.

Ante el escaso eco de su propuesta, los nacionalistas catalanes se desvistieron ayer el traje de mediadores con el que avanzaron su idea: "Me da la sensación de que de poco serviría que yo mediase", admitió Duran tras entrevistarse con Rajoy.

Sólo después de este encuentro, el portavoz del grupo catalán cargó por igual contra socialistas y conservadores por su apatía. De Zapatero criticó su "falta de reflejos" para liderar un eventual acuerdo, "a pesar de la gravedad de la situación económica". En Rajoy, Durán dijo no encontrar tampoco predisposición alguna. A su juicio, las posiciones estratégicas de ambos están "muy definidas". De esa manera, Durán denunció que el PSOE y el PP "utilizan pura y simplemente la crisis como instrumento de confrontación política".

UGT insta a arreglar el "buque varado de los compromisos políticos"

La respuesta de Zapatero

El pleno de control al Gobierno celebrado ayer en el Congreso corrobora este análisis, según Duran. Apenas media hora antes de su cita con Mariano Rajoy, el diputado de CiU había preguntado a Zapatero por el futuro del sistema de pensiones con la crisis como mar de fondo de su argumentación.

"Necesitamos más que nunca ese pacto de Estado. Hay que pasar a los hechos y para pasar a los hechos debe liderar ese pacto entre todas las fuerzas políticas", invocó Duran al jefe del Ejecutivo. Pero, ¿por qué ahora?, vino a responder Zapatero. "La economía no está peor hoy que hace seis meses", acabó contentándole, tras agradecer "su voluntad de consenso, de diálogo y de llegar a acuerdos".

Inmediatamente después, en los pasillos del hemiciclo, Rajoy se dirigía sin prisas a su despacho, en la primera planta del Palacio del Congreso. Allí iba a verse con Duran. La cita aún no era un secreto a voces, y Rajoy se detuvo un instante en su camino para dejar claro que un pacto de Estado contra la crisis es una posibilidad muy lejana: "Lo que pasa es que el presidente asegura que no va a pactar la política económica con el Partido Popular porque esto es una cuestión ideológica. ¿Qué podemos hacer los demás?" Y se encogió de hombros.

De esta manera, el líder del PP achaca a Zapatero la responsabilidad de cualquier fracaso en el pacto alentado por CiU. "Es evidente que con este Gobierno es muy difícil ir a ninguna parte, porque está desnortado", justificó Rajoy. Argumentos de esta factura son los que invoca el Gobierno para sostener la escasa viabilidad que concede a la iniciativa de CiU, ya que, a su juicio, las actitud del PP refleja la extrema dificultad de consensuar con el primer partido de la oposición medidas de calado contra la crisis.

Prácticamente agotadas por tanto las posibilidades de arreglo entre socialistas y conservadores, la otra parte invocada por Convergència para participar en el consenso, los agentes sociales, sí fueron más receptivos. El líder de UGT, Cándido Méndez, instó a todos los partidos en Los Desayunos de TVE a arreglar "otro buque varado, el de los compromisos políticos", para "buscar iniciativas comunes en la lucha contra la crisis económica".

Noticias Relacionadas