Miércoles, 10 de Febrero de 2010

El Parlamento Europeo reitera las críticas al acuerdo de datos con EEUU y amenaza con rechazarlo

EFE ·10/02/2010 - 18:02h

EFE - El ministro de Interior de España, Alfredo Pérez Rubalcaba (i), durante su intervención este miércoles en el Parlamento Europeo para defender el acuerdo interino con EEUU para la cesión de datos financieros en el marco de la lucha antiterrorista.

Las explicaciones de la Presidencia española de turno de la Unión Europea, en nombre de los veintisiete miembros, no lograron acabar hoy con la oposición al acuerdo de transferencia de datos financieros a EEUU de buena parte del Parlamento Europeo (PE), que mañana se pronunciará al respecto.

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, trató de convencer hoy a los parlamentarios de la necesidad de garantizar el tránsito de información del consorcio bancario Swift a Washington para no poner en peligro la lucha antiterrorista.

"Si se interrumpiera el acuerdo, los ciudadanos europeos estarían al menos un poco menos seguros", indicó Rubalcaba, quien recordó que el mecanismo ha funcionado para impedir, por ejemplo, un atentado islamista en Barcelona o en la investigación de los ataques terroristas del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

Una buena parte de la Eurocámara continúa, sin embargo, decidida a rechazar el acuerdo interino firmado por los Veintisiete con EEUU y que estaría en vigor durante los próximos nueve meses, mientras se negocia un sistema definitivo con mas garantías.

Todos los grupos de la cámara comparten un profundo malestar por la forma en la que los gobiernos han tramitado el dossier, esquivando en un principio las nuevas competencias obtenidas por los diputados con el Tratado de Lisboa.

Pero, además, una buena parte del hemiciclo sigue considerando que el acuerdo no garantiza la protección de los datos de los ciudadanos europeos y que no hay ninguna seguridad de que el pacto que se negocie en los próximos meses vaya a resolver esa situación.

"Creo que el Consejo no ha hecho lo suficiente", dijo hoy la encargada del acuerdo en el Parlamento, la liberal holandesa Jeanine Hennis-Plasschaert, que recomienda al resto del hemiciclo que rechace el pacto que proponen los gobiernos.

En su opinión, éstos "no han sido lo suficientemente duros" en el asunto de la protección de datos y tampoco han dado a la Eurocámara garantías de que solucionarán esas deficiencias en el acuerdo final.

En rueda de prensa, Hennis-Plasschaert estimó que en este momento hay una mayoría de la cámara dispuesta a rechazar el documento en la votación de mañana.

La intervención de Rubalcaba ante el pleno no varió las posturas de los grupos políticos, que se reunieron tras el debate para analizar la situación.

Según fuentes parlamentarias, se mantiene una mayoría de fuerzas contrarias al acuerdo, que no se podrá aplicar si es rechazado por el PE.

Ante ese posible "no", Rubalcaba y la Comisión Europea pidieron hoy a los diputados que pospongan el voto, una idea que han impulsado en los últimos días algunas delegaciones parlamentarias, como la de los socialistas españoles.

La Presidencia de turno quiere así tener tiempo para analizar las exigencias de la cámara y comenzar a negociar inmediatamente con el Gobierno estadounidense las bases de un acuerdo definitivo en el que se tengan en cuenta las preocupaciones del PE sobre la privacidad y la protección de datos, entre otros asuntos.

En principio, mientras tanto se aplicaría el acuerdo temporal que cuestiona la Eurocámara.

Todo hace indicar que mañana algunos eurodiputados solicitarán retrasar la votación, pero esa opción también tendrá que ser votada por el pleno.

Según fuentes parlamentarias, a día de hoy resulta casi imposible predecir el resultado de cualquier voto sobre Swift en el hemiciclo, dadas las divisiones que existen dentro de los propios grupos políticos.

Una mayoría del Partido Popular Europeo (PPE) está a favor del acuerdo, pero dentro de él la poderosa delegación conservadora alemana se opone.

Los socialistas oficialmente lo rechazan, pero tampoco votarán unidos.

Liberales, Verdes e Izquierda Unitaria se pronunciaron hoy claramente en contra, mientras que los conservadores euroescépticos apuestan por posponer el voto.

La aprobación del acuerdo es considerada fundamental por el Gobierno estadounidense, que se ha mostrado dispuesto a estudiar las objeciones de los diputados, pero que ha advertido de que un "no" de la Eurocámara podría "poner en peligro" el actual programa de la lucha antiterrorista en el mundo.