Miércoles, 10 de Febrero de 2010

Irán realiza arrestos antes del aniversario de la revolución

Reuters ·10/02/2010 - 17:37h

Irán arrestó a varias personas que se preparaban para interrumpir las manifestaciones del 11 de febrero, cuando se conmemora el aniversario de la Revolución Islámica de 1979, dijo la policía el miércoles, en una clara advertencia a los opositores que planean nuevas protestas.

Los líderes de la oposición han solicitado a los manifestantes que tomen las calles el jueves, elevando el riesgo de un resurgimiento de la violencia ocho meses después de que unas disputadas elecciones sumieran a Irán en una crisis.

Las autoridades dijeron que la oposición reformista afrontará una dura respuesta si intenta conspirar contra las celebraciones auspiciadas por el Estado durante el aniversario, cuando afirman que la nación iraní "golpeará los rostros" de sus enemigos occidentales en una muestra de unidad.

Además de los conflictos internos, el Gobierno ultraconservador también se enfrenta a una creciente presión internacional después de que anunciara esta semana una expansión de su programa atómico, que Occidente sospecha está destinado a fabricar bombas, una acusación que Teherán niega.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el martes que la comunidad internacional se estaba moviendo "bastante rápido" para imponer sanciones más generalizadas a Irán, un importante productor de crudo.

Los acontecimientos se celebrarán en todo Irán para conmemorar el aniversario de la revolución, pero el principal encuentro oficial tendrá lugar en la plaza Azadi de Teherán, donde se espera que el presidente Mahmud Ahmadineyad hable ante una multitud que suele llegar a decenas de miles de personas.

Algunas páginas web de la oposición dijeron que ese día pertenecía a todos los iraníes e instaron a sus seguidores a asistir a la manifestación.

"Estamos vigilando de cerca las actividades de sedición y varias personas que estaban preparándose para interrumpir las manifestaciones del 11 de febrero fueron arrestadas", dijo el jefe de policía Esmail Ahmadi-Moghaddam, según lo citó la agencia de noticias Fars, sin aportar más detalles.

Descartando posibles disturbios, la agencia de noticias oficial IRNA lo citó diciendo que "no habrá preocupaciones en ese aspecto. Estamos completamente preparados para tener una concentración segura y gloriosa".

También señaló que la policía, la Guardia Revolucionaria y la milicia islámica de Basij estaban "listos para cualquier posible incidente (...) y no dejarán que nadie cree inseguridad".

PROTESTAS EN EMBAJADAS

El destacado dirigente opositor Mehdi Karubi, que quedó cuarto en las elecciones de junio, tiene previsto acudir a la manifestación del jueves en Teherán, según su web Sahamnews.

"La oficina de Karubi (...) invita a la gente a participar en las manifestaciones el 11 de febrero y continuar con sus demandas legítimas, silenciosamente pero con tanta fuerza como antes", dijo, sugiriendo que deberían evitar provocar a las fuerzas gubernamentales cantando lemas radicales.

Algunos iraníes dijeron que se sentían inquietos antes de las conmemoraciones anuales del 31 aniversario de la revolución que derrocó al Sah, que contaba con respaldo de EEUU.

"Mucha gente está preocupada", dijo uno joven académico en Teherán, que declinó ser nombrado.