Martes, 18 de Diciembre de 2007

Dos astronautas inspeccionan problemas en los paneles solares de la EEI

EFE ·18/12/2007 - 14:06h

EFE - Imagen de NASA TV de hoy martes 18 de diciembre de la comandante Peggy Whitson (arriba) y de ingeniero de vuelo de la Expedición 16 Dan Tani cuando trabajan en la Estación Espacial Internacional (EEI). La comandante Peggy Whitson y el ingeniero Tani realizarán una inspección detallada de una juntura rotatoria gigante donde restos de contaminación fueron encontradas el mes pasado. La juntura es utilizada para rotar las filas del estribor solar del complejo hacia el sol. Los astronautas también dedicarán parte de la caminata espacial a la inspección de un aparato que inclina el estribor hacia el sol. El aparato conocido como BGA, experimentó problemas eléctricos la semana pasada. EFE/NASA TV

Peggy Whitson y Daniel Tani, los dos astronautas estadounidenses de la Estación Espacial Internacional (EEI), realizaron hoy la caminata número cien de la construcción del complejo espacial, durante la cual, señaló la NASA, inspeccionaron dos mecanismos defectuosos en sus paneles solares.

La actividad extra-vehicular concluyó a las 16.46 GMT tras seis horas y cincuenta y seis minutos de trabajo durante las cuales, entre otras tareas, repasaron y analizaron el mecanismo giratorio de un panel solar.

El cosmonauta ruso Yuri Malenchenko permaneció en el centro de mando de la estación orbital.

Antes de introducirse de nuevo en la EEI, la NASA dio gracias a todos los que han hecho posible estos paseos extra-vehiculares, "desde los que hacen los guantes que llevamos, pasando por los que realizan las herramientas, hasta todos los que trabajan y cooperan con la NASA".

La NASA tenía previsto realizar esta actividad extra-vehicular con alguno de los tripulantes del transbordador Atlantis, que debió salir hace unas semanas, pero un problema con los sensores del tanque externo de la nave obligaron a que la agencia espacial estadounidense decidiera retrasar su partida hasta el próximo 10 de enero.

Mientras tanto, en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida), la NASA volvió a realizar un llenado del tanque exterior del Atlantis para comprobar que el problema de los sensores, situados en la parte donde se almacena el hidrógeno crionizado, sigue dando datos erróneos.

El proceso se detuvo en cuanto uno de los sensores ya dio negativo y otros ofrecían datos intermitentes.

El problema, según explicó la NASA, puede estar en el propio tanque, en los 30 metros de cable entre el transbordador o en los propios indicadores de los sensores.

Lo primero que analizaron hoy Tani y Whitson fue un mecanismo que inclina hacia el Sol los paneles solares del lado derecho de la Estación Espacial Internacional, que se encuentra estropeado.

Este problema hizo que la NASA fijara la inclinación en una posición rígida, lo que ha reducido la generación de energía.

La NASA cree que la incidencia pudo ser causada por el impacto de un micrometeorito, y aunque no amenaza el funcionamiento del complejo espacial, la agencia espacial estadounidense considera necesario resolverlo antes de la llegada a la órbita de los módulos europeo "Columbus" y japonés "Kibo", el 10 de enero y en abril próximos, respectivamente.

Sin embargo, en la inspección realizada hoy por ambos astronautas no se descubrió ningún impacto.

La segunda tarea de hoy consistió en analizar una junta rotatoria cuyo papel es girar 360 grados los paneles solares, también en el lado derecho de la estación y en la que se han detectado vibraciones.

Durante una de las caminatas espaciales realizadas en octubre pasado, el propio Tani encontró virutas metálicas en el mecanismo giratorio, que tiene alrededor de 3 metros, y que fueron trasladadas hasta el centro de la NASA en Houston.

Sin embargo, hasta el momento los expertos no han podido determinar de dónde proviene y a qué se deben las virutas.

En la caminata de hoy, los astronautas estadounidense han recogido más muestras de las virutas y un cojinete "sospechoso", y con un pequeño espejo, parecido al usado por los dentistas, observaron parte del interior de la junta sin que, aparentemente, se haya visto nada anormal dentro, explicó la NASA.

Al concluir la misión, el centro de operaciones en la NASA felicitó a ambos por haber hecho historia al haber llevado a cabo la caminata número cien y por "el buen trabajo desempeñado".

"No queríamos arreglar nada, solo era un paseo exploratorio", explicaron Tani y Whitson.

A lo largo de las más de seis horas también hubo momentos para las bromas como cuando uno de los controladores de Tierra le preguntó a Whitson si el paseo espacial superaba "lo de cocinar o coser".