Miércoles, 10 de Febrero de 2010

Los chinos harán dinero, pero no se casarán, en el Año del Tigre

Reuters ·10/02/2010 - 12:00h

Para muchos chinos, el Año del Tigre promete rugir con más proezas económicas e influencia mundial para su país, pero las parejas que planean casarse harían mejor si esperasen hasta 2011.

Pese a décadas de gobierno del Partido Comunista, oficialmente ateo, la superstición es común en China, y ciertas creencias populares han ganado popularidad tras las históricas reformas económicas que empezaron a finales de la década de 1970.

Doce animales forman el zodiaco tradicional chino, y cada año tiene sus propias peculiares, algunas específicas de ciertas provincias, como ser un momento especialmente favorable para dar a luz o para abrir un negocio nuevo.

Se cree que el signo del tigre conlleva poderes heroicos míticos, pero el próximo año nuevo lunar será supuestamente adverso para el matrimonio.

"Si te casas este año, tu marido puede morir prematuramente", dijo Joyce Lin, de 25 años, una universitaria. "Mis padres no son supersticiosos, así que yo tampoco, pero en nuestra opinión no es un buen momento para casarse".

En la empobrecida provincia interior oriental de Anhui, algunas personas piensan que tener un "bebé tigre" no es una buena idea, por miedo a que el niño sea demasiado agresivo.

Los niños nacidos por la tarde son vistos como "tigres hambrientos", lo que significa que tendrán problemas para encontrar comida más adelante en su vida, según creen algunos habitantes de Anhui.

Sin embargo, muchos jóvenes chinos deciden seguir sólo algunas tradiciones.

Huo Yuan, de 20 años, dijo que tenía previsto hacer albóndigas con su familia en la víspera del año nuevo lunar, que cae el 13 de febrero, y evitaría cortarse el pelo.

"Desde la víspera, durante un mes, no puedes cortarte el pelo. Si te lo cortas morirás antes", dijo Yuan mientras compraba con amigos en un popular centro comercial de Pekín.

Zhang Yingzhou, un estudiante en Pekín, dijo que no intentaría comprar zapatos nuevos durante un mes tras la festividad.

"La palabra para zapatos, 'xie', suena igual que una palabra para algo malo, así que si compras zapatos es como si compraras mala suerte", dijo Zhang.

Sin embargo, para la economía, se prevé que el año del tigre lleve a una recuperación aún mayor que en 2010.

"El animal está lleno de energía y poder", dijo Raymond Lo, un maestro de feng shui en Hong Kong.

"El tigre es el lugar de nacimiento del fuego, genera optimismo en la bolsa. Esperamos para el verano que el fuego sea aún más fuerte y la bolsa esté bastante activa", dijo a Reuters.

Xiao Shuwen, de 80 años, auguró que China mejorará su posición en el escenario mundial en 2010.

"Cada año mejora más y más. Tenemos más comercio y prosperidad", dijo la profesora jubilada mientras compraba dulces de cara a las celebraciones del fin de semana en Pekín.

"Intentamos entender la situación de cada país, este será un buen año para el diálogo internacional y la comunicación".