Miércoles, 10 de Febrero de 2010

Los Obama abordan el problema de la obesidad infantil en EEUU

Reuters ·10/02/2010 - 09:24h

Alarmado por el dato de que casi un tercio de los niños estadounidenses sufren obesidad o sobrepeso, el presidente Barack Obama lanzó el martes una campaña para reducir estas cifras y puso a su esposa a cargo de promover la iniciativa.

Obama firmó una orden ejecutiva que crea un grupo de trabajo que incluirá a los secretarios del Interior, Ken Salazar; de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius; de Educación, Arne Duncan, y otros miembros del gabinete.

"Me he fijado el objetivo de resolver el problema de la obesidad infantil en una generación para que los niños que nazcan hoy llegan a la edad adulta con un peso saludable", dijo Obama en la firma de la orden el martes en la Casa Blanca.

El mandatario pidió a la primera dama, Michelle Obama, que se ponga al frente de una campaña nacional para concienciar a la opinión pública sobre el problema.

el público, organizaciones sin ánimo de lucro, empresas privadas, al igual que padres y jóvenes -, para ayudar a respaldar y amplificar el trabajo del Gobierno federal en la mejora de la salud de nuestros niños", dijo Obama.

"La obesidad está reconocida como un problema desde hace décadas, pero los esfuerzos para lidiar con esta crisis han sido insuficientes hasta el momento".

El presidente ordenó a los miembros del gabinete que se reúnan dentro de tres meses y redacten "un plan integral interinstitucional".

Informes sobre la epidemia de obesidad en Estados Unidos recomendaron este tipo de estrategia.

El Instituto Independiente de Medicina ha concluido en varios estudios que los estadounidenses deberían hacer más ejercicio, comer menos grasa y comidas dulces y consumir más frutas y verduras para superar la obesidad y los problemas que genera, como enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer.

Pero también aconseja cambiar ciertas políticas para ayudar a las personas a lograrlo.

Entre otras cosas, ha propuesto fomentar la creación de áreas para hacer deportes, modificar los programas de comida en los colegios, promover la venta de verduras en lugares de difícil acceso a alimentos saludables y crear un mejor sistema de transporte público para que las personas usen menos el coche.

"Sin una intervención efectiva, muchos más niños sufrirán enfermedades serias que pondrán en aprietos a nuestro sistema de salud. Debemos actuar ahora para mejorar la salud de los niños de nuestra nación y evitar gastar miles de millones de dólares tratando enfermedades prevenibles", dijo Obama.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el 68 por ciento de los adultos estadounidenses tienen sobrepeso y la mitad de ellos son obesos, con un índice de masa corporal de 30 o más.

Las tasas de obesidad estaban relativamente estables entre las décadas de 1960 y 1980, pero aumentaron rápidamente desde ese entonces.