Martes, 9 de Febrero de 2010

Amaina la presión de los mercados sobre España

La agencia Fitch mantendrá la máxima calificación para la deuda nacional

V. Z. ·09/02/2010 - 23:00h

miguel g. castro - La bolsa española ha recuperado cerca de un 2% en dos días.

Las explicaciones de las autoridades económicas españolas en las principales plazas europeas empiezan a tener su respaldo en los mercados. El Ibex 35 rebotó el martes por segundo día consecutivo y el diferencial entre los precios de la deuda alemana y la española registró la mayor mejoría en el último año. Ambas evoluciones se veían desde primera hora de la mañana, pero ya a media sesión los grandes acicates vinieron de fuera: por una parte, los rumores sobre una posible ayuda a Grecia y, por otra, las declaraciones de miembros de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo (BCE) dejando claro que las dificultades que atraviesa Grecia no tienen nada que ver con las que sufre España.

El Ibex 35 subió un 0,68% y se situó en 10.275,40 puntos. Todavía está un 8% por debajo del martes pasado, cuando se inició la hecatombe, pero en sólo dos sesiones ha recuperado cerca de un 2% de la caída.

La presión está amainando, especialmente en los mercados de deuda pública. La prima de riesgo española descendió nueve centésimas, hasta situarse a 0,905 puntos de distancia de la rentabilidad de la deuda alemana.

También mejoraron las cosas en los CDS, los seguros que muestran las posibilidades que existen de que un país suspenda pagos. Los españoles bajaron hasta 162,29 puntos, desde los 173 puntos del lunes.

El otro gran espaldarazo que recibió España provino de la agencia de calificación de riesgos Fitch, que garantizó que mantendrá la nota más elevada para la deuda española. "En estos momentos, creemos que España permanece dentro de las garantías de una deuda soberana AAA", aseguró Douglas Renwick, director asociado para deuda soberana de Fitch, informa Efe. El directivo alabó el Programa de Estabilidad 2009-2013 presentado ante la Comisión Europea y advirtió de que el mayor riesgo que afronta el país y su deuda es el escaso crecimiento de la economía nacional.

Los bancos y cajas también intentaron quitar hierro a la posibilidad de que exista una conspiración contra España y contra el euro, como había asegurado el día anterior el ministro de Fomento, José Blanco. El presidente de la patronal de cajas, Juan Ramón Quintás, aseguró que no emplearía la palabra conspiración para explicar el recorrido del euro en los últimos días, sino que lo atribuiría a los movimientos habituales de la economía de mercado. El presidente de la patronal de banca, Miguel Martín, tampoco ve un complot, sino "un conjunto de fuerzas económicas racionales", informa Europa Press.

El conseller de Economia catalán, Antoni Castells, también se mostró contrario a la teoría de la conspiración, informa Glòria Ayuso.