Martes, 9 de Febrero de 2010

Claudia Llosa agradece a Berlín haber sido su catapulta al Oscar

Reuters ·09/02/2010 - 20:56h

La directora de cine peruana Claudia Llosa considera que el Oso de Oro que ganó en el Festival de Cine de Berlín le sirvió como experiencia y como catapulta al éxito, que ha coronado con una nominación a los Oscar como mejor película de habla no inglesa.

"Primero creo que (Berlín fue) la catapulta de todo esto. Sin algo así hubiese sido muy difícil que tuviéramos la presencia que se necesita para poder concursar (...) en estas ligas", dijo la cineasta peruana, en Barcelona en una entrevista con Reuters Televisión.

"Y más allá de eso es la experiencia que te brinda. (...) A la hora de enfrentarse a toda la vorágine posterior al premio te da unas tablas y un saber que anteriormente yo no tenía. Así que en todo los sentidos estoy agradecida con Berlín", declaró la sobrina del laureado escritor Mario Vargas Llosa en un bar en la Ciudad Condal.

La película, que ha recibido buenas críticas y varios premios, narra las vivencias de una joven que padece un mal llamado "la teta asustada", una enfermedad que se cree se transmite por la leche materna y que refleja los miedos o maltratos que se vivió en una de las zonas de mayor violencia guerrillera en Perú.

La cinta, una producción peruana-española, compite al Oscar con la hispano-argentina "El secreto de sus ojos", la alemana "La cinta blanca", la francesa "Un Prophète" y la israelí "Ajami".

Ahora Llosa disfruta con la nominación al Oscar de su segundo largometraje, porque no soñaba con ser seleccionada por la Academia de Hollywood.

"Yo sinceramente no me imaginé nunca que iba a ocurrir. La esperanza siempre esta ahí porque de una manera yo soy una persona muy positiva e intento siempre se sacar lo mejor de cada momento, pero siempre con los pies en la tierra y sabiendo que las películas que estaban ahí eran todas muy buenas", dijo.

"Realmente no puedo explicar lo bonito que se sintió", agregó.

El resultado del 7 de marzo, la primera nominación de una película peruana, es lo de menos.

"Sea como sea me voy a sentir tan orgullosa y tan contenta de lo que hemos logrado. Porque acá estoy yo sola pero somos muchos los que hemos defendido esta película", que tiene como escenario la violencia en Perú durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y el grupo guerrillero Sendero Luminoso, en las décadas de 1980 y 1990.

Llosa recordó la localidad limeña de Manchay, donde se desarrolló parte del rodaje de la película, porque representa todo lo que quería transmitir en la película.

"La emergencia, el luchar a pesar de todo. Este grupo de gente que a pesar de la necesidad convierte la necesidad en virtud. Es una zona que para mí lo concentra muy bien todo y sólamente rodar ahí fue una maravilla", dijo la directora.