Martes, 9 de Febrero de 2010

El Supremo de Israel deja libre a la pacifista española detenida

El proceso contra Jové Martí y su compañera Chappel sentará jurisprudencia

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·09/02/2010 - 00:10h

Ariadna Jové Martí y Bridgette Chappel, durante su comparecencia ante el Supremo israelí, ayer. - REUTERS

El Tribunal Supremo de Israel dictaminó ayer la puesta en libertad, bajo una fianza de 600 euros, de la pacifista es-pañola Ariadna Jové Martí, del Movimiento Internacional de Solidaridad (ISM), quien fue detenida por soldados israelíes en Ramala (Cisjordania ocupada) en la madrugada del domingo.

El alto tribunal da a la fiscalía un plazo de cinco días para responder a las dos peticiones del abogado que defiende a la catalana y a la australiana Bridgette Chappel, compañera de la anterior, y que pueden sentar jurisprudencia en lo tocante a los derechos de los extranjeros que acuden a ayudar a los palestinos.

Las dos activistas deberán esperar en territorio israelí la resolución del caso

Parte de las áreas A

Una vez conocida la respuesta de la fiscalía, el Supremo tendrá que decidir si fue legal la irrupción de una decena de soldados israelíes en el domicilio donde pernoctaban las dos activistas, en la ciudad palestina de Ramala, teniendo en cuenta que Ramala forma parte de las áreas A, que están bajo control de los palestinos según los acuerdos de Oslo, y en las que los soldados israelíes sólo pueden entrar cuando existe un peligro inminente para la seguridad de Israel.

La segunda petición de la defensa, que no es menos importante, se refiere a si es legal o no que los activistas extranjeros, o cualquier otra persona, puedan permanecer dentro de una zona A cuando les ha expirado el visado expedido por Israel. El abogado de las dos pacifistas, Omer Shatz, sostiene que Israel no tiene autoridad para sacar por la fuerza a una persona que se encuentre en una zona A.

La causa decidirá si el visado de Israel es necesario para estar en Cisjordania

Semanas o meses de espera

El Supremo ha ordenado a las dos activistas que se encuentran en buen estado y con muchos ánimos que permanezcan dentro de Israel y no entren en los territorios palestinos hasta que se resuelva el caso y se decida si son deportadas o si pueden volver a Ramala. El Supremo puede tardar días, semanas o incluso meses en tomar una decisión, especialmente si alguna de las partes presenta recursos.

Ariadna Jové, de 26 años, entró en Israel en agosto del año pasado con un visado de turista ordinario de tres meses. En su condición de miembro del ISM viajó a los territorios palestinos ocupados, de los que no había salido hasta su detención el domingo, y ocasionalmente había enviado colaboraciones periodísticas al portal de Internet alternativo Rebelión.org.

El ISM es el movimiento de voluntarios internacionales que más se ha implicado en la defensa de los palestinos, y sus miembros realizan un sinfín de actividades para protegerlos de los abusos que sufren a consecuencia de la ocupación militar israelí.

En las últimas semanas, el Gobierno israelí ha puesto en marcha una campaña de persecución de los cooperantes extranjeros, especialmente de aquellos que trabajan en la zona ocupada de Jerusalén. Los israelíes consideran que los voluntarios del ISM son los más "peligrosos" de entre todos los extranjeros.

 

Noticias Relacionadas