Lunes, 8 de Febrero de 2010

Irán pretende tener listas 10 nuevas centrales este año

Teherán confirmó que empezará a producir el combustible que requieren sus reactores nucleares mañana

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·08/02/2010 - 08:27h

Ahmadineyad está muy orgulloso de los avances científicos iraníes. AFP

Ayer lo anunció y hoy lo ha confirmado. Irán piensa empezar a enriquecer mañana su uranio al 20%, lo necesario para producir el combustible que requiere la central nuclear de Natanz. Para hacer ver que va en serio, El régimen ha confirmado que piensa comunicar este lunes a la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) su decisión. Tras este paso, se esperan nuevas sanciones. No obstante, Irán comenzará el proceso conlos comisarios de la AIEA presentes.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, volvió ayer a mostrar esa faceta que tiene tan contrariado a Occidente. Sólo 48 horas después de abrir las puertas a que países extranjeros como Francia y Alemania enriquezcan su uranio para producir combustible nuclear, retira la oferta y decide empezar a trabajar por su cuenta. 

Según la televisión estatal, el presidente ya ha enviado una carta al AIEA explicando su decisión. Tras las reuniones mantenidas en octubre con las cinco potencias nucleares en Austria, Irán se negó a aceptar la propuesta occidental. Entre otras condiciones para aceptar el programa nuclear iraní estaba precisamente el que cediera su uranio para que fuera enriquecido en el extranjero. A cambio, la comunidad internacional se comprometía a aceptar de nuevo a Teherán como agradecimiento a su transparencia y a reducir las sanciones.

La primera reacción vino ayer desde Roma en boca del secretario de Defensa de EEUU. Robert Gates, que se encuentra de gira por Europa, dijo que "si la comunidad internacional se mantniene unida y aumenta la presión, creo que todavía hay tiempo de que las sanciones empiecen a funcionar".

EEUU aún confía en que las sanciones hagan recapacitar a Ahmadineyad y pide unidad a la comunidad internacional

Las críticas y los avisos también han llegado desde el Ministerio de Asuntos Exteriores británico. En un comunicado, el Foreign Office ha mostrado su preocupación por lo que a su juicio es "una deliberada violación" de las resoluciones de la ONU. Londres ha asegurado asimismo que su respuesta se hará "en asociación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y otros, incluidos UE3+3 (Reino Unido, Alemania y Francia y EEUU, Rusia y China)".

10 nuevas plantas

Junto con esta noticia han ido emergiendo algunas más que no van a mejorar la percepción que se tiene del programa nuclear iraní. El director del desarrollo, Ali Akbar Salehi, aseguró ayer que Teherán está preparando la puesta en marcha de 10 nuevas plantas durante este año.

Salehi además confirmó que Irán ha dado el visto bueno para que los expertos de la AIEA se desplacen a la central de Natanz y observen las evoluciones del enriquecimiento. También aseguró que Irán pararía el enriquecimiento por su cuenta si los países extranjeros aceptan su nueva propuesta y colaboran con el enriquecimiento. "Irán pararía el enriquecimiento para el reactor de Teherán en cualquier momento si recibe el combustible necesario", dijo.

Por otra parte, el drector del programa nuclear iraní, confirmó esta mañana que el reactor de Bushehr, que se construye con ayuda rusa, está casi listo para empezar a funcionar. Según Salehi, "sólo falta la prueba con el agua templada, después podrá entrar en funcionamiento".

"Una vez superado este test, se inyectará combustible en el corazón del reactor" declaró el responsable a la agencia de noticias local Fars.

El reactor nuclear de Bushehr, ubicado en la costa sur de Irán, junto al golfo Pérsico, comenzó a ser construido en la década de los setenta por un consorcio de compañías occidentales, que abandonaron el proyecto tras el triunfo de la Revolución Islámica que 1979 desalojó del poder a la monarquía Pahlevi.

En 1992, Irán y Rusia firmaron una acuerdo para completar el proyecto, que los ingenieros rusos debían haber concluido y entregado en 1999. Una década después, Moscú se ha comprometido de nuevo a entregar el reactor en Teherán a lo largo de 2010.

Noticias Relacionadas