Lunes, 8 de Febrero de 2010

Portugal reduce a 800 los kilos de explosivo de ETA

Interior insiste en que fueron casi el doble e insinúa que la policía lusa pudo equivocarse

P. ÁGUEDA / Á. MUNÁRRIZ ·08/02/2010 - 00:15h

Operación en Óbidos. - EFE

El Gobierno portugués informó anoche de que los explosivos encontrados en la casa de Óbidos, supuestamente alquilada por miembros de ETA, suman 800 kilos y no 1.500, tal y como informaron el sábado las autoridades españolas. En un comunicado conjunto de los ministerios de Justicia y de Administración Interna (Interior), se señala que la Policía Judiciaria halló en el chalet 500 kilos de nitrato de amonio distribuido en bidones de diversa capacidad, 300 kilos más de artefactos explosivos y "material diverso susceptible de ser utilizado en la construcción de artefactos explosivos".

Desde el Ministerio del Interior español se negó minutos después que haya falta de coincidencia con los datos difundidos el sábado, y se insistió en que ETA guardaba en este polvorín casi 1.500 kilos de material explosivo. Según estas fuentes, las autoridades portuguesas podrían haber confundido el nitrato de amonio con la cantidad de material explosivo ya mezclado listo para ser usado en atentados.

En la nota oficial difundida el sábado por el departamento de Alfredo PérezRubalcaba, se señalaba que en el registro se habían intervenido 1.330 kilos de nitrato amónico distribuidos en 12 bidones y cuatro sacos, 75 kilos de nitrato potásico distribuidos en tres sacos, 40 litros de ácido sulfúrico, pentrita, polvo de aluminio y nitrometano. También se daba cuenta de una larga lista de material como documentación, mapas, móviles y diversos efectos. El comunicado del Gobierno luso, sin embargo, no da ni un solo detalle más.

Se da la circunstancia de que la de ayer era la primera información oficial que facilitaban las autoridades portuguesas sobre el hallazgo, el pasado viernes, del arsenal de la banda terrorista. La falta de concisión de la nota llega al punto de que ni siquiera aparece ETA en su redacción. Tan sólo se explica que prosiguen las acciones para "reprimir actividades de esta naturaleza, en estrecha cooperación con las autoridades españolas".

Rastro en Coimbra

Mientras, la policía portuguesa sigue el rastro de ETA en Coimbra después de que en el registro de Óbidos se hallaran resguardos de compra de establecimientos situados en esa ciudad, a 200 kilómetros al norte de Lisboa.

En el registro también se halló una caja de plástico que contenía tres móviles con adhesivos en los que ponía "Madrid", "Portugal" y "Cádiz", así como una segunda caja con el rótulo "Mundo", que se corresponde con un tipo de tarifa telefónica. La policía sospecha que esos teléfonos podrían haber sido utilizados en el futuro para anunciar la comisión de atentados.

Noticias Relacionadas