Martes, 18 de Diciembre de 2007

La CE quiere armonizar el método de cálculo de la TAE de las hipotecas pero no propone legislación

EFE ·18/12/2007 - 16:52h

EFE - El primer ministro italiano, Romano Prodi (i), habla con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, poco antes del inicio de la Cumbre Europea que se celebra en Bruselas, Bélgica.

La Comisión Europea considera "esencial" armonizar dentro de la UE el método de cálculo de la Tasa Anual Equivalente (el tipo de interés que realmente se paga, incluidas las comisiones) de los créditos hipotecarios, pero no propone, por el momento, una norma comunitaria vinculante para los Estados miembros.

Bruselas también descarta reconocer legislativamente el derecho de los suscriptores de estos préstamos a la cancelación anticipada, tal y como reclamaban las asociaciones de consumidores.

El ejecutivo de la UE presentó hoy sus ideas para avanzar hacia la integración del mercado hipotecario comunitario, algo que, según cálculos ofrecidos por Bruselas, podría generar unos beneficios a la economía europea de hasta el 0,7% del PIB en los próximos diez años.

La Comisión ha concluido que, para eliminar algunas de las barreras que dificultan la integración, la mejor opción es legislar, pero no se muestra del todo convencida y apuesta por llevar a cabo más análisis y estudios de impacto antes de presentar propuestas concretas.

En el caso de la cancelación anticipada del crédito, Bruselas incide en su "alta sensibilidad política" y recuerda las dificultades que encontraron los Veintisiete para llegar a un acuerdo sobre la cuestión en el ámbito de los créditos al consumo.

Dentro de la UE, en algunos países es obligatorio ofrecer la opción de reembolso anticipado en los créditos hipotecarios y en otros puede o no incluirse en el contrato, en función de lo que decidan las partes.

La industria hipotecaria rechaza frontalmente el reconocimiento legislativo de esa posibilidad y advierte de la repercusión que tendría en los precios y en la diversidad de productos, pero también del riesgo de cancelaciones masivas de créditos coincidiendo con bajadas de los tipos de interés.

En cualquier caso, la Comisión anunció hoy que evaluará el coste y beneficio de las distintas posibilidades, desde mantener la situación actual a hacerlo obligatorio, o dejar que sea una opción contractual, y también el nivel de la compensación en caso de reembolso.

En cuanto a la armonización de la TAE, Bruselas reconoce que la existencia de diferentes sistemas de cálculo dificulta a los consumidores la comparación entre productos financieros y es un obstáculo real para la creación de un mercado único de préstamos hipotecarios.

El ejecutivo de la UE va a estudiar si la regulación introducida en la directiva sobre crédito puede extenderse al sector hipotecario.

La Comisión también pretende garantizar que los prestamistas ofrecen a sus clientes información detallada sobre las condiciones del crédito y explicaciones adecuadas, pero excluye obligarles legalmente a ello, pues cree que encarecería las hipotecas y reduciría la gama de productos en oferta.

Bruselas considera, por último, que los Estados miembros deberían mejorar la eficiencia de los procedimientos de registro asociados a las hipotecas.