Domingo, 7 de Febrero de 2010

Grupos chiíes protestan por la rehabilitación de 500 candidatos ex baasistas

EFE ·07/02/2010 - 19:31h

EFE - Varios manifestantes sostienen pancartas que muestrab kis ristris de los legisladores sunnís Dhafir al-Ani (dcha) y Saleh al-Mutlaq durante unas protestas contra el partido Baaz en Basora, Irak.

Cientos de chiíes se manifestaron hoy en Bagdad y Basora, 550 kilómetros al sur de la capital, en protesta por la rehabilitación de las candidaturas a las próximas elecciones de unas 500 personas supuestamente vinculadas con el ex partido gobernante Baaz.

En un discurso dirigido a los manifestantes, el gobernador de Bagdad, Salah Abdel Razak, acusó a algunas "entidades políticas en el interior y en la región", que no identificó, de intentar reincorporar a miembros del Baaz a la dirección del país.

El pasado 15 de enero, la Comisión Electoral iraquí decidió sacar de las listas a unos 500 candidatos por sus supuestos vínculos con el Baaz, después de recibir un informe de un órgano creado para impedir la incorporación política de partidarios del antiguo régimen.

Sin embargo, una comisión de apelación vinculada al Parlamento, rechazó el pasado día 3 esta resolución y aplazó para después de las elecciones generales del próximo 7 de marzo una decisión final sobre los posibles vínculos con el partido Baaz de los candidatos acusados que hayan logrado un escaño.

Razak insistió en que esta decisión es "inconstitucional", ya que -según este responsable- muchos miembros del Baaz no han sido juzgados por los crímenes que habían cometido.

En Basora, los manifestantes portaban pancartas en las que denunciaban la reincorporación política de los miembros del partido del difunto presidente Sadam Husein.

El gobernador de Basora, Sheltag Abud, advirtió en un discurso dirigido a los manifestantes de las consecuencias del regreso de los miembros del Baaz a la vida política.

Abud pidió, además, al Parlamento que disuelva la comisión de apelación y que la juzgue por rechazar la decisión anterior de descartar las candidaturas de las personas supuestamente vinculadas con el partido Baaz.

Hoy, está previsto que el Parlamento iraquí celebre una reunión urgente para estudiar el destino de las candidaturas de las 500 personas a las elecciones.

El debate sobre la habilitación legal de los más de 500 candidatos ha desatado una controversia política y sembrado nuevas dudas sobre las elecciones generales, las segundas desde la caída del régimen de Sadam Husein en 2003.