Sábado, 6 de Febrero de 2010

Kendrick, la novata en los Oscar, en realidad no lo es tanto

Reuters ·06/02/2010 - 11:34h

Si la expresión "lento pero seguro garantiza la victoria" es cierta, la actriz Anna Kendrick ha conducido finalmente su camino hacia el grupo de jóvenes artistas de Hollywood.

Esta semana, Kendrick, de 24 años, recibió la nominación al Oscar como mejor actriz secundaria por su trabajo en "Up in the Air", donde interpreta a una ejecutiva que enseña al personaje de George Clooney, que se encarga de realizar despidos en empresas, a adecuarse a la era moderna de la comunicación por ordenadores.

el primero en su carrera - llega tras su papel en el éxito "La Saga Crepúsculo: Luna Nueva", y esta semana la revista Vanity Fair la designó como una de las caras "frescas" a tener en cuenta en su edición anual sobre Hollywood.

Lo cierto es que Kendrick ha recibido diversos premios en teatro y algunas películas independientes durante varios años, antes de conseguir la fama con las películas de "Crepúsculo" y ahora con "Up in the Air".

"Siempre hay una parte de ti que se siente como una versión de ti misma que no pudo encontrar empleo y uno se pregunta qué trucos inventaste para entrar a la fiesta", dijo Kendrick a Reuters.

Y pese a que nunca ha estado antes en la "fiesta" del Oscar, no es la primera ocasión en la que Kendrick se ha ganado los corazones y mentes de la crítica y del público.

A los 12 años, fue la tercera persona más joven en ser nominada a un premio Tony por su papel en el musical de Broadway "High Society".

Cinco años después, sus habilidades de canto y baile maravillaron al público en el musical de 2003 "Camp", el debut en cine de Kendrick que le valió una nominación a los premios independientes Spirit. En 2007, logró una segunda nominación por "Rocket Science".

Aún así, nada puede preparar a Kendrick para la locura que rodea los premios de Hollywood, la atención de la prensa, las galas y las alfombras rojas de los Globos de Oro y del Sindicato de Actores, donde también fue nominada por "Up in the Air".

"No sentiré el efecto total de esto hasta que (los premios de la Academia), hayan pasado. Siento que primero debo pasar por el otro lado", explicó.