Martes, 18 de Diciembre de 2007

La Presidencia de la UE ve un "margen muy reducido" para nuevas cesiones en reforma del vino

EFE ·18/12/2007 - 14:37h

EFE - La ministra española de Agricultura Elena Espinosa (d) habla con su homólogo portugués Jaime Silva (i) antes del Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea, en la sede de Bruselas, Bélgica, ayer 17 de diciembre. Se espera que los ministros de Agricultura de la Unión Europea lleguen hoy a un acuerdo sobre las propuestas de la comisión a una reforma al sector del vino.

La presidencia portuguesa de turno de la UE ha advertido de que "tiene un margen muy reducido" para preparar una nueva oferta que recoja las demandas de todos los países y propiciar un acuerdo sobre la reforma del sector del vino, informaron hoy fuentes comunitarias.

El actual presidente del Consejo de Agricultura y Pesca de la UE, Jaime Silva, ha indicado a los ministros que "tanto en la reforma vitivinícola como en la negociación de cuotas pesqueras" hay un escaso espacio de maniobra, respecto a las propuestas de compromiso presentadas en los dos días de esta reunión, según las fuentes.

El Consejo, que ha debatido esta mañana sobre los Totales Admisibles de Capturas (TAC), ha terminado y la Comisión Europea (CE) junto a la presidencia van a volver a celebrar reuniones bilaterales y trilaterales para acercar posturas sobre la reforma del vino.

La presidencia ha instado a los países a que "presenten listas de demandas muy reducidas" para conseguir cerrar un acuerdo sobre la Organización Común de Mercado (OCM) vitivinícola.

En paralelo, el Consejo celebrará bilaterales para consensuar el proyecto sobre cuotas pesqueras y los ministros volverán a reunirse "en cuanto haya avances sobre uno de los dos asuntos", según la misma fuente.

Los ministros tratan de pactar, por segundo día, la revisión de la OCM del vino, sobre la que hablan desde cerca de año y medio y hasta ahora se conoce una propuesta de compromiso, que no gusta lo suficiente a los países.

Entre las novedades de esta oferta destaca una mayor flexibilidad a la hora de permitir a los Gobiernos distribuir sus "sobres" o asignaciones nacionales para el sector.

Incluye la posibilidad de un pago directo para el agricultor, por superficie, que lo compensaría por la desaparición de otros apoyos, como las actuales ayudas a la destilación de alcohol de uso de boca.

Mantiene tres años la llamada destilación de crisis, aunque de forma limitada y sugiere que para continuar las ayudas al mosto (de interés para España) haya una reducción general de los sobres nacionales, lo que el Gobierno español rechaza.

Según otras fuentes, Italia está insistiendo mucho para conservar las primas al mosto.

Por otro lado, Bruselas plantea la posibilidad de mantener en algunas regiones hasta final de 2015 los derechos de plantación que limitan el cultivo de viñas; España pide más seguridad jurídica sobre ese punto; Francia quiere atrasar el final de estas restricciones.

Silva ha declarado hoy que muchos países optan por el "inmovilismo" y reclaman más dinero en esas asignaciones, lo que dificulta un acuerdo.