Sábado, 6 de Febrero de 2010

Cultura se retira de la pelea Maspons

La Generalitat pide al Ministerio que no interceda en las negociaciones que la familia mantiene con el MACBA

PEIO H. RIAÑO ·06/02/2010 - 08:00h

El fotógrafo catalán Oriol Maspons en su estudio el pasado martes. EDU BAYER

"No venderemos los negativos. Preferimos donar, mantener la propiedad intelectual sin perder el archivo. Lo que más nos interesa es que nos ayuden a ordenarlo, conservarlo y digitalizarlo. El lugar donde quede el archivo no importa. Nos da igual si es en Madrid o en Barcelona, lo que necesitamos es trabajar con gente seria y que el archivo se difunda.

Si el Ministerio de Cultura está interesado en los negativos de mi padre y ofrece algo interesante estaremos encantados en cederles el trabajo, pero de momento no nos han llamado", explicaba ayer Alex Maspons, hijo del fotógrafo Oriol Maspons.

El Ministerio de Cultura confirmaba a este periódico que tras la información publicada ayer en estas páginas, en la que se destacaba el interés del gabinete por preservar el archivo fotográfico del artista catalán, prefieren atender a los Maspons sólo si ellos quieren.

De esta manera atienden a la petición que en el día de ayer hizo la Consellería de Cultura de la Generalitat y retiran sus intenciones de pujar por estos archivos y evitar otro escándalo similar al sucedido con los Centelles.

La Generalitat por su parte se pronunció a favor del patrimonio catalán y aclaró que desarrollan "un uso escrupuloso de los recursos públicos". "No podemos obligar a nadie a donar su archivo", aclararon en referencia al gran fondo que en estos momentos se encuentra en el estudio de Oriol Maspons (Barcelona, 1928), en el barrio de Gracia, y que, como adelantó este periódico ayer, podría acabar en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA).

Esto no es un mercadillo

"Al caso Centelles tenemos que agradecerle poner a la fotografía en el primer plano. Podría ser un buen momento para sacar provecho, pero no vamos a hacer de esto un mercado persa", explicaba a Público Alex Maspons, que negocia el patrimonio de su padre. "Yo quiero que sea el patrimonio de mi nieto", asegura la mujer de Maspons desde hace 40 años, Coral Majó. "No tengo intención de vender nada, de momento. Pero esta casa es un poco lío porque Oriol hace las cosas por su cuenta y no terminamos de enterarnos", se lamenta. "Si puedo no vendo, pero Oriol es el jefe y no es una persona fácil de dominar".

Colita: "Oriol debe ir donde le paguen mejor. Si es Madrid, que lo haga"

Una de sus primeras discípulas, la fotógrafa Colita (Barcelona, 1944), compañera de trabajo y fiestas en la noche barcelonesa de los sesenta, es muy crítica contra la política de conservación de los archivos fotográficos. "Oriol debería ir donde le paguen mejor. ¿Por qué va a tener que regalarlo? Si se lo quiere vender a Madrid, que lo haga. ¿Por qué no lo han hecho aquí hasta ahora? Vamos a ver si ahora reaccionan, desde luego es un archivo importantísimo".

Maspons y Leopoldo Pomés (Barcelona, 1931) trabajaron juntos en la revista almeriense AFAL, en los sesenta. Pomés guarda todos sus negativos en su casa, bien ordenados y clasificados, y todavía se siente molesto por lo que pasó con los Centelles: "Lo han dejado escapar frívolamente".