Martes, 18 de Diciembre de 2007

Presidente de Uruguay dice que el proceso de integración requiere de más hechos concretos

EFE ·18/12/2007 - 12:45h

EFE - Los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva (i); de Argentina, Néstor Kirchner (c), y de Venezuela, Hugo Chávez (d), saludan desde un balcón durante la reunión tripartita que mantuvieron, con motivo de la cumbre semestral del Mercosur, que se celebra en Montevideo, en la que se aceptó la incorporación de Venezuela como miembro pleno del bloque.

El proceso de integración del Mercado Común del Sur (Mercosur) "requiere de hechos concretos" para asegurar su avance hacia la integración regional, afirmó hoy el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, al abrir la cumbre de jefes de Estado del bloque en Montevideo.

Vázquez, cuyo país ha presidido Mercosur pro tempore este último semestre, comentó el informe sobre ese periodo presentado minutos antes por el ministro de Asuntos Exteriores uruguayo, Reinaldo Gargano, ante los presidentes reunidos en Montevideo con motivo de la cumbre.

Aunque subrayó que "a veces no basta la voluntad política para concretar" esos avances necesarios, Vázquez destacó los logros puntuales conseguidos en este periodo y pidió disculpas por las críticas que su país había manifestado en los últimos tiempos a la marcha del grupo.

En el informe sobre el Mercosur, Gargano destacó el "carácter simbólico" del Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado hoy con Israel, el comunicado conjunto suscrito ayer con la Unión Europea para el apoyo monetario al organismo iberoamericano y la posibilidad de relanzar en mayo las difíciles negociaciones con Bruselas.

Gargano subrayó también las negociaciones celebradas con la Unión Aduanera de África, la India, Singapur, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, con Corea del Sur y con Rusia, entre otros.

En este sentido, Tabaré Vázquez dijo que el tratado comercial con Israel "muestra la voluntad que tiene el bloque de abrir posibilidades de acuerdo con otros bloques y otros países".

También destacó que en el semestre que termina se han alcanzado algunos resultados tangibles en materia de integración productiva, convergencia estructural o cooperación científica.

Tabaré recordó, no obstante, la espinosa cuestión de las asimetrías, debido a la diferente velocidad imprimida al proceso de integración por los dos grandes, Argentina y Brasil, frente a Uruguay y Paraguay, y los pocos avances en la libre circulación de bienes.

Para lograr superar estos obstáculos, Vázquez hizo varias recomendaciones.

Es preciso, dijo, "asumir dónde estamos" y "ser plenamente conscientes de hasta dónde queremos y podemos llegar", para lo que requirió del Mercosur mayor "flexibilidad" de los países más grandes hacia los dos más pequeños a la hora de encarar acuerdos externos a la región.

Vázquez destacó el acuerdo de regasificación suscrito entre Argentina y Uruguay para utilizar infraestructuras ya existentes y suministrar gas a zonas residenciales e industriales del propio territorio uruguayo y del distrito de Buenos Aires.

Durante su explicación, Vázquez fue interrumpido por el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien le inquirió por más detalles sobre este acuerdo que también le explicó la presidenta argentina, Cristina Fernández.