Viernes, 5 de Febrero de 2010

Los niños en hogares hispanohablantes ven menos TV

Reuters ·05/02/2010 - 20:30h

Por Anne Harding

Un nuevo estudio reveló que los hijos latinos de madres que hablan español miran menos televisión que los hijos de mujeres que hablan inglés.

Eso es importante para las estrategias que buscan reducir las horas que los niños latinos pasan frente a la TV, dijo a Reuters Health la doctora Darcy A. Thompson, de la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins University, en Baltimore, e investigadora del estudio.

Pero, primero, se necesitan más estudios para comprender los motivos de los distintos patrones de exposición a la televisión observados.

El equipo de Thompson analizó datos del 2000 de la encuesta llamada National Survey of Early Childhood Health, realizada a 1.347 madres de niños de entre 4 y 35 meses para conocer si el idioma estaría asociado con el uso de la TV.

Alrededor de la mitad de las participantes eran blancos, el 21 por ciento de origen latino pero hablaba inglés, y el 27 por ciento eran latinos que hablaban español.

Los hijos de los dos grupos de latinos consumían casi la misma cantidad de horas de televisión hasta el año de vida (una hora diaria). Las diferencias aparecieron en los niños mayores.

En los niños de entre 1 y 2 años, los hijos de mujeres hispanohablantes miraban menos de 1,5 horas de TV por día, un poco menos que los hijos de las mujeres blancas. Los hijos de las latinas que hablaban inglés, en cambio, dedicaban dos horas diarias a la TV.

Entre los 2 y 3 años, los hijos de las latinas hispanohablantes mantenían la misma cantidad de horas frente a la TV (menos de dos horas), mientras que los hijos de las latinas que hablaban inglés miraban casi tres horas. Los niños blancos estaban en el medio.

Hay una gran cantidad de explicaciones para esas diferencias en la exposición a la TV, señaló el equipo en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

Por ejemplo, habría menos programas en español para los niños pequeños, aunque hay evidencias de que algunas familias latinas hacen que sus hijos miren televisión en inglés para que aprendan el idioma.

Pero es importante comprender también, dijo Thompson, que los valores culturales y el lenguaje no son los únicos factores en juego y que los estadounidenses de origen hispano no son un grupo homogéneo.

"No se los puede agrupar por muchos motivos. La inmigración, la aculturación y el contexto social tienen papeles distintos", señaló.

Otros factores a considerar cuando se diseñan intervenciones para que los padres limiten la exposición a la televisión, agregó, son el país de origen, el contexto social y "las realidades cotidianas de la vida familiar actual".

FUENTE: Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, febrero del 2010.