Martes, 18 de Diciembre de 2007

La "Kaaba" tiene su nueva vestimenta hecha a mano y decorada con hilos de oro

EFE ·18/12/2007 - 12:53h

EFE - Un hombre camina hoy, 18 de diciembre de 2007, con un camello cerca al Jabal ar-Rahman (Monte de la Piedad), en Arabia Saudí, donde el profeta Mahoma pronunció su último sermón. Los casi tres millones de musulmanes que están en La Meca comenzaron ayer su peregrinación anual o "Hach" con una visita al valle de Mina, donde dedicaron toda la noche a la meditación y al recogimiento antes de subir al monte de "Al Tauba" o arrepentimiento. El "Hach" inicia en el octavo día del Dhul-Hijjah (mes para Hajj), el doceavo mes del año islámico, y tiene una duración de seis días.

Las autoridades saudíes cambiaron hoy el negro manto cosido a mano y decorado con hilos de oro que cubre la "Kaaba", el edificio en La Meca llamado por los musulmanes como "Baitu Alá" o casa Dios.

El nuevo manto, compuesto por seis trozos de tela de seda -de 658 metros cuadrados en total- y decorado con versículos de El Corán en hilo de oro, costó a los saudíes 20 millones de riales (unos 5,36 millones de dólares, 3,72 millones de euros), según fuentes oficiales saudíes.

Este manto de la "Kaaba", llamado "Kisua" en árabe, se cambia cada año durante el segundo día de la peregrinación o "Hach" a La Meca, obligatorio para cada musulmán cuya salud y situación económica se lo permitan.

La "Kaaba", un edificio cuadrado donde los musulmanes sitúan el centro del mundo, es para el Islam la primera construcción en la tierra, y en su interior se guarda la "piedra negra" que los mahometanos consideran un pedazo desgajado del paraíso.

Según la tradición islámica, las bases de la "Kaaba" fueron construidas por Adán y el edificio por Abraham, con la ayuda de su hijo, Ismael.

La importancia de la "Kaaba" la convirtió desde primeros años del Islam en la "Al Quibla" hacia la que todos los musulmanes del mundo dirigen sus cinco plegarias diarias, y cada fiel que visita La Meca tiene que dar siete vueltas al edificio.

Este edificio está rodeado por la mezquita llamada "Al Haram", una lujosa y enorme construcción de tres pisos de alto sobre el que se levantan nueve minaretes y que tiene el suelo de mármol blanco cubierto de alfombras.