Martes, 18 de Diciembre de 2007

El Adonáis y las pequeñeces de Teresa Soto

La poeta asturiana, ganadora de la 61 edición del premio con 'Un poemario (Imitación de Wislawa)'

P.C. ·18/12/2007 - 13:21h

La poeta Teresa Soto.

Licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, profesora de español y portugués en la Universidad de Boulder (EEUU) y, por supuesto, poeta. A grandes rasgos así es Teresa Soto (Oviedo, 1982), la ganadora de la 61 edición del Premio Adonais de poesía con Un poemario (Imitación de Wislawa).

Se considera admiradora de su paisano, Angel González, de quien ha copiado el verso "sin esperanza, con convencimiento", para explicar por qué se presentó al Adonais. Sin embargo, por quien se rinde es por la premio Nobel polaca Wislawa Szymborska, precisamente la referencia que aparece en el subtítulo de la obra galardonada. "El primer poema se llama Imitación de Wislawa y supongo que como Un poemario es muy genérico, el jurado del premio decidió añadirlo", confiesa. Otra de sus influencias es la obra de Amijai, Pessoa y Tsvietáieva. La obra será publicada por Ediciones Rialp.

Pero ¿qué es exactamente Un poemario? "El jurado ha calificado la obra como realista e inocente y supongo que tiene algo de las dos cosas. Es una poesía que cabe en muchos sitios y que se esfuerza por ser de otra forma. En Un poemario hay pequeñeces, literatura poetas y un mirar a las cosas con ojos desorbitados", aclara la autora a Público.

Mucha poesía. Eso es lo que ella contiene y lo que también ve por todas partes. "Yo soy de las que creo en aquello que dijo Magnus Enzensberger sobre que la poesía parece invisible, pero habita en cada molécula del arte. En este sentido, el interés por la poesía está en todas partes", mantiene Teresa Soto, quien se fija bien en lo que ocurre en EEUU, su país de residencia. "La poesía estadounidense sigue siendo un ámbito desde el que protestar y actuar, más cerca de los movimientos beat que de la cultura institucional", recalca. Y fija bien la palabra beat, ya que a esa corriente pertenecen alguno de sus poetas más leidos, como Cummings y William Carlos Williams. La calle, esa gran referencia.