Viernes, 5 de Febrero de 2010

Irlanda del Norte asumirá la justicia y la seguridad en abril

Reuters ·05/02/2010 - 13:57h

Irlanda del Norte asumirá el control absoluto de sus sistemas policial y judicial, de acuerdo con un pacto que supone uno de los mayores pasos desde los acuerdos de paz del Viernes Santo de 1998 y que termina con una disputa que amenazaba con hundir el gobierno autónomo.

El acuerdo de devolución permitirá que Irlanda del Norte tenga su primer ministro de Justicia y fue alcanzado en la noche del jueves, después de casi dos semanas de negociaciones entre el Partido Unionista Democrático (DUP, por sus siglas en inglés) y el Sinn Fein.

"Este es el día en que hemos asegurado el futuro, la paz duradera y el poder compartido como debería ser en Irlanda del Norte", dijo el primer ministro británico, Gordon Brown, en una conferencia de prensa realizada en el castillo de Hillsborough, situado en las afueras de Belfast.

Brown y su homólogo irlandés, Brian Cowen, viajaron al Ulster para aprobar el acuerdo.

De no haberse llegado a un acuerdo, probablemente se habrían convocado a elecciones anticipadas en la provincia británica en la que dos partidos antiguos enemigos mortales, los católicos del Sinn Fein y los protestantes del DUP, comparten el poder.

"Este acuerdo es una señal segura de que no regresaremos a los malos días pasados", dijo el primer ministro de Irlanda del Norte y líder del DUP, Peter Robinson. "Ninguna generación futura nos perdonaría haber desaprovechado la paz por la que hemos luchado por tanto tiempo".

Estados Unidos aplaudió el acuerdo y pidió a los líderes políticos locales que trabajen conjuntamente por el futuro de la provincia británica.

"Hoy Irlanda del Norte a dado otro paso importante para una paz total y duradera", dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, en un comunicado.

"Quiero aplaudir a todos los partidos por elegir al final la negociación sobre la confrontación", añadió. "Ahora tienen incluso más autoridad, y con esa autoridad viene una mayor responsabilidad. Deben seguir liderando".

"EL ACUERDO MÁS IMPORTANTE DE TODOS"

La violencia sectaria que se extendió durante tres décadas y provocó 3.600 muertos acabó en su mayor parte con la firma de los acuerdos de 1998, firmados también en Hillsborough, donde tiene su residencia el ministro británico a cargo de los asuntos norirlandeses.

Los analistas habían advertido de que el vacío político tras la ruptura del gobierno autónomo habría alimentado el resurgir de la violencia.

El viceprimer ministro de Irlanda del Norte, Martin McGuinness, del Sinn Fein, dijo que el acuerdo "podría acabar siendo el más importante de todos".

"Este podría ser el día en el que el proceso político en Irlanda se hace mayor de edad", afirmó.

McGuinness señaló que aunque las negociaciones fueron difíciles, estaba seguro de que los dos partidos seguirían trabajando juntos "de buena fe y con buen corazón".

Las negociaciones entre los dos partidos se vieron atascadas por el desacuerdo sobre una fecha para la devolución de competencias y la cuestión de una comisión que supervise las manifestaciones de verano, una polémica tradición en su mayor parte de los protestantes. El texto dice que ambas partes se comprometen a establecer "un marco nuevo y mejorado" para regular unas marchas que solían acabar en violencia.

El lunes, Robinson y McGuinness se reunirán para encontrar un candidato a ministro de Justicia. Se espera que escojan a un miembro del Partido de la Alianza, que no está alineado con unionistas ni nacionalistas.