Viernes, 5 de Febrero de 2010

Santander, el único banco español que consigue ganar más

Obtiene un beneficio de casi 9.000 millones en el peor año de la crisis. Pese al resultado, sus acciones se desploman un 9,4%

VIRGINIA ZAFRA ·05/02/2010 - 00:30h

Emilio Botín, en la presentación de resultados. - AFP

BBVA sorprendió la semana pasada con un fuerte recorte en sus beneficios y metió presión a su principal competidor, Banco Santander, del que ayer se esperaba que hiciera una limpieza similar en su cartera crediticia. Sin embargo, Emilio Botín volvió a demostrar que va por libre, que le da igual lo que hagan los demás en el negocio bancario.

El banco anunció un incremento del 1% en los beneficios del año pasado, que se elevaron a 8.943 millones de euros. Se convirtió así en la única entidad financiera española en conseguir un aumento de las ganancias en el ejercicio más difícil de las últimas décadas. Además, duplicó por primera vez los resultados de su rival BBVA y volvió a meterse en el podium de los bancos más rentables del mundo, junto a los gigantes chinos. Se quedó a pocos euros del récord histórico de 9.060 millones conseguido en 2007, pero no descarta lograrlo en 2010 gracias a que las compras realizadas durante la crisis cada vez proporcionan más réditos (1.545 millones en 2009 y 2.300 millones en 2010).

Santander duplica por primera vez los beneficios de su gran rival, BBVA

El incremento de beneficios fue posible gracias a la fortaleza de su filial en Brasil, de donde ya proceden el 20% de los beneficios, y también al incremento de los resultados en Reino Unido (un 55%), que representa ya el 16% del grupo. De esa forma pudo compensar el estancamiento de las ganancias en España y Portugal (1%) y las pérdidas de 25 millones de euros que le generó Sovereign en Estados Unidos.

En todo caso, lo que verdaderamente impulsó los resultados fueron los 2.587 millones de plusvalías extraordinarias ingresadas, y que dedicó íntegramente a hacer provisiones voluntarias. Sin estos extras, hubiera tenido que detraer de resultados una cuantía elevada para hacer estas dotaciones (cuyo objetivo es cubrir la morosidad que pueda aparecer en el futuro), ya que el Banco de España se lo está exigiendo a todo el sector.

En total, el banco dedicó el año pasado 12.071 millones para llenar la hucha con la que hacer frente a la morosidad presente y futura. Por si quedaban dudas de que BBVA fue más prudente al limpiar sus créditos sospechosos de resultar impagados, Botín dijo que el banco no tendría ninguna dificultad en "dejar saneado ningún activo sobre el que tuviéramos alguna duda". En todo caso, la diferencia entre ambas entidades quedó sobre todo patente en la tasa de morosidad. Santander cerró 2009 en el 3,24% (por debajo del 3,5% que había previsto) y BBVA la situó en el 5%.

La entidad no cerrará oficinas y se plantea realizar nuevas compras

Pese a todo ello, la bolsa castigó su cotización con un desplome del 9,4%, en un día negro para la bolsa y especialmente para la banca. Aun así, su valor bursátil, de 76.117 millones, sigue superando al de sus competidores en Europa. Botín consideró ayer "injustificado" el castigo que se está dando a las entidades nacionales y confió en que pase pronto este "nerviosismo".

Buena noticia

A su juicio, no tiene ningún sentido lo que está ocurriendo (el Ibex cayó un 5,94%) porque el sistema financiero español es uno de los mejores del mundo, incluso aunque algunas cajas vayan a necesitar ayudas públicas para sus fusiones. Botín consideró una buena noticia que Bruselas haya aprobado por fin el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y pidió que se utilice cuanto antes. En todo caso, apostilló que "va a costar mucho menos dinero de lo que mucha gente cree".

El banquero confió en que la situación mejore para todas las entidades financieras a lo largo de este año, aunque se mostró convencido de que aún será un año difícil. Para enfrentarse a él, Santander no tiene intención de cerrar oficinas y no descarta realizar alguna adquisición. "Todo dependerá (como siempre) de que aparezca alguna oportunidad y de su precio".

Y, por supuesto, al frente del Santander seguirá Emilio Botín, que a sus 75 años dijo ayer que no tiene intención de retirarse. Preguntado sobre su opinión de elevar la edad de jubilación a los 67 años, afirmó jocoso: "Ya lo pensaré cuando llegue a los 67".