Viernes, 5 de Febrero de 2010

El origen de Darwin: cromañones ibéricos

El ADN del tataranieto del científico revela su ascendencia

PÚBLICO ·05/02/2010 - 01:00h

P. Riviere - Chris Darwin toma una muestra de su boca.

Los ancestros del científico Charles Darwin abandonaron su cuna en el noreste de África hace unos 45.000 años. Después de atravesar el Oriente Próximo y dar lugar a nuevos linajes en su recorrido por Irán y Asia Central, este grupo de Homo sapiens llegó a Europa y se estableció en la península Ibérica esperando el fin de la última glaciación, para por fin dispersarse hacia el norte y las islas británicas.

La reconstrucción de este largo periplo ha sido posible gracias al proyecto Genographic, una iniciativa fruto de la colaboración entre National Geographic e IBM que trata de ordenar el rompecabezas de las grandes migraciones históricas humanas estudiando los marcadores genéticos del cromosoma masculino Y transmitido de padre a hijo varón en diversas poblaciones actuales.

Heredero genético

Uno de los voluntarios que donaron al proyecto una muestra de ADN de su mucosa bucal fue Chris Darwin, de 48 años, tataranieto del naturalista, radicado cerca de la ciudad australiana de Sidney. Completado el análisis, los responsables del proyecto presentaron esta semana sus conclusiones en el Museo Australiano.

Los resultados indican que el Darwin actual, y por tanto su antepasado, poseen un haplogrupo una serie de marcadores que se heredan conjuntamente llamado R1b. Según el director del proyecto, Spencer Wells, se trata de uno de los tipos más comunes en Europa: "El 70% de los hombres del sur de Inglaterra pertenece a este grupo, y en zonas de Irlanda y España el número excede el 90%", dijo Wells. El científico aclaró que el haplogrupo R1b desciende de cromañones que hace unos 30.000 años colonizaron Europa en detrimento de los neandertales. El codirector de Genographic en España, el catedrático de la Universidad Pompeu Fabra Jaume Bertranpetit, explicó a Público que el resultado "no sorprende, ya que se trata de un haplogrupo muy común".

El equipo de Genographic también analizó el genoma mitocondrial de Darwin, una cadena de ADN situada fuera de los cromosomas y que la madre transmite a todos sus hijos. El estudio reveló que Chris Darwin pertenece al haplogrupo K, lo que le asigna a un linaje de mujeres que cruzó el Cáucaso desde Rusia hasta el Mar Negro.

Chris Darwin se mostró muy satisfecho de que el estudio confirmase el origen africano de la especie, como ya propuso su antepasado.