Jueves, 4 de Febrero de 2010

No existe el "efecto fin de semana" en la atención de traumas

Reuters ·04/02/2010 - 18:46h

Por Anne Harding

Las personas víctimas de una lesión traumática el fin de semana o durante la noche evolucionarán tan bien como quienes la sufren de día o en la semana, si reciben atención en un centro de Nivel 1, indicó un nuevo estudio.

Estudios habían demostrado que las personas que sufren un infarto o un accidente cerebrovascular (ACV) cuando hay menos actividad en los hospitales son menos propensos a sobrevivir.

Pero el equipo de Brendan G. Carr, de la Escuela de Medicina de la University of Pennsylvania, en Filadelfia, no halló evidencias de ese mismo "efecto fin de semana" en los pacientes traumatizados.

El personal hospitalario varía durante el día y la semana, pero los centros traumatológicos de Nivel 1, como el que funciona en el hospital de la universidad, siempre cuenta con un cirujano traumatológico disponible.

"Los pacientes que llegan a un hospital con un infarto o un ACV no siempre encuentran instalaciones que puedan atenderlos de manera óptima, en especial de noche o durante el fin de semana", dijo Carr en un comunicado de la universidad.

En cambio, el equipo encontró que "sin importar el tipo de trauma, los pacientes reciben la misma atención en los centros especializados", señaló.

El equipo estudió a 4.382 pacientes tratados en el hospital entre el 2006 y el 2008. Un tercio consultó durante la semana y menos de un cuarto por la noche.

Independientemente del tipo de lesión o la evolución estudiada, los pacientes admitidos a la noche o durante el fin de semana progresaron tan bien, y en algunos casos algo mejor, que los atendidos en la semana.

Así ocurrió tanto con contusiones (choques con el automóvil, lesiones en la cabeza o golpes) y heridas penetrantes (a menudo de arma o cuchillo).

"La atención de traumas en Estados Unidos es totalmente distinta" a la de otros problemas, dijo Carr.

Las guías para la organización de los centros de atención de traumas y de derivación de los pacientes existen desde hace décadas, un sistema que salva vidas.

Carr dijo que desarrollar un enfoque tan bien coordinado para tratar infartos, ACV y otras emergencias no traumáticas sería algo más complicado.

Por ejemplo, dijo, detener una hemorragia para evitar la muerte es algo relativamente simple, comparado con cuándo y cómo darle un anticoagulante a un paciente con un ACV.

Otra cuestión, señaló, es que mantener un sistema preparado las 24 horas los siete días de la semana para tratar los traumatismos es algo muy costoso.

Carr sugirió que una medida para mejorar la atención de las emergencias fuera de las horas pico, aun en hospitales pequeños, sería reforzar el personal con expertos de otros hospitales mediante una tecnología similar al Skype. "No creo que haya muchas esperanzas", concluyó.