Jueves, 4 de Febrero de 2010

Rumanía acepta integrar el nuevo escudo antimisiles de EEUU

Washington asegura que el sistema no está dirigido contra Rusia, sino para proteger a sus aliados de los "países parias"

EFE ·04/02/2010 - 17:14h

Rumanía aprobó este jueves un plan para instalar en su territorio interceptores terrestres del nuevo sistema antimisiles que desarrollará EEUU tras cancelar en septiembre el polémico escudo con bases en Polonia y la República Checa, según anunció hoy el presidente del país balcánico, Traian Basescu.

"En el territorio de Rumanía serán instalados interceptores terrestres como parte componente del sistema antimisiles", declaró Basescu después de que el Consejo Supremo de Defensa del país aprobara el proyecto.

El presidente rumano anunció que próximamente se iniciarán las negociaciones bilaterales con Estados Unidos para cerrar el acuerdo, que deberá ser aprobado por el Parlamento de Bucarest. Basescu manifestó hoy que el sistema antimisiles es "de máxima importancia para los Estados aliados" y responde a "nuevas categorías de amenazas".

Rusia, a salvo

Ante las críticas de Rusia, EEUU suspendió el año pasado los planes para un gran escudo con bases en Polonia y la República Checa, aunque agregó que se centraría en una versión más reducida del sistema.

Según Washington, el escudo tiene como objetivo proteger a sus aliados de llamados "países parias", como por ejemplo Irán, pero no está dirigido contra Rusia. En la línea de lo expuesto por EEUU, Basescu explicó que el sistema no es "contra Rusia, sino contra otras amenazas".

Moscú aplaudió en su momento la reducción y el desplazamiento hacia el sur del sistema inicial de defensa norteamericano.

El presidente rumano explicó que su país recibió la invitación de participar en el sistema de defensa norteamericano del presidente Barack Obama por medio de su subsecretario de Estado para el control de armamento, Ellen Tauscher.

Basescu y el vicepresidente norteamericano Joseph Biden trataron la participación de Rumanía en el proyecto durante la visita a Bucarest de Biden el pasado octubre.

La defensa antimisiles es un sistema para detectar, interceptar y destruir misiles enemigos ofensivos. Fue concebido en un principio contra los misiles balísticos intercontinentales con carga nuclear, y después se incluyó la defensa contra misiles de corto y medio alcance convencionales.