Jueves, 4 de Febrero de 2010

Al menos 32 insurgentes y tres soldados mueren en el sur de Afganistán

EFE ·04/02/2010 - 12:55h

EFE - Soldados alemanes de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) distribuyen ayuda humanitaria a familiares de las víctimas del ataque aéreo alemán de septiembre de 2009 hoy, 4 de febrero en Kunduz (Afganistán).

Al menos 32 supuestos insurgentes y tres soldados afganos han muerto en una operación de las fuerzas afganas e internacionales registrada en el sur de Afganistán, informó hoy a Efe una fuente oficial, aunque los talibanes rechazaron ese balance.

La operación tuvo lugar anoche en la zona de Khoshhal, situada en el distrito de Nad Alí de la conflictiva provincia de Helmand, dijo a Efe el portavoz del gobernador provincial, Muhammad Daud Ahmadi, quien añadió además que tres soldados afganos resultaron heridos.

Desde el bando talibán, el portavoz Muhammad Yousif Ahmadi reconoció a Efe que se produjo un combate en el distrito, pero a diferencia del oficial afgano afirmó que en el enfrentamiento murieron once soldados extranjeros y sólo un insurgente.

El jefe de la Policía de Helmand, Assadulá Sherzah, negó tener noticia de lo sucedido y dijo a Efe que sus fuerzas no participaron en la operación.

Este miércoles, un portavoz afgano de Defensa aseguró que las fuerzas afganas y extranjeras están preparándose para lanzar "pronto" una gran operación con miles de efectivos en el centro de Helmand, uno de los principales bastiones de los talibanes.

El portavoz, Zahir Azimi, mencionó que esta tendrá lugar en el centro de la extensa provincia con el fin de "separar" a la población civil de los insurgentes, aunque no precisó la fecha prevista de inicio.

Según el portavoz del gobernador de Helmand, la operación de anoche es independiente de esa nueva ofensiva, que, dijo, comenzará "la próxima semana".

Las tropas afganas y extranjeras ya lanzaron dos grandes ofensivas en verano de 2009 con el objetivo de hacer retroceder a los talibanes de distritos del norte y el sur de Helmand.

Para esta primavera se prevé una campaña militar particularmente dura en Afganistán, donde los refuerzos comprometidos por EEUU y la OTAN elevarán a casi 140.000 el número de tropas extranjeras desplegadas para combatir a la insurgencia.

En Helmand, fronteriza con Pakistán, los talibanes tienen algunas de sus principales plazas fuertes, y también se cultiva la mayor parte del opio afgano, un elemento fundamental para la financiación de los grupos insurgentes.