Lunes, 17 de Diciembre de 2007

Zapatero y Gadafi abren un mercado de más de 17.000 millones de dólares a empresas españolas

EFE ·17/12/2007 - 08:14h

EFE - El líder de Libia, Muamar Al Gadafi, a su llegada hoy al aeropuerto de Barajas en Madrid en la primera visita oficial que realiza a España en sus 38 años de mandato.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y el dirigente libio, Muamar al Gadafi, han abierto expectativas para las empresas españolas en el mercado libio por un importe superior a diecisiete mil millones de dólares, tras la reunión que ha mantenido hoy en La Moncloa ambos dirigentes.

En la primera visita oficial a España en sus 38 años de mandato, Gadafi ha sido recibido por el Rey en el Palacio de El Pardo y se ha entrevistado con Zapatero, en una reunión a la que también han asistido el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, y el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Según han informado a Efe fuentes del Ejecutivo, Zapatero y Gadafi se han mostrado de acuerdo con la posibilidad de impulsar la cooperación económica en áreas como infraestructuras, comunicaciones, turismo y gestión del agua.

Ambos mandatarios han suscrito un acuerdo de protección y promoción recíproca de inversiones, un convenio que, según el Ejecutivo, resulta esencial para empresas españolas como Repsol, que se ha convertido en uno de los mayores productores de crudo del país africano.

El Gobierno considera que las empresas españolas de infraestructuras podrían optar a la adjudicación de unos diez mil millones de dólares y también se abren expectativas "interesantes" para las inversiones entre ambos países en el sector de la energía por valor de otros cinco mil millones de dólares.

A estas cantidades también se sumarían contratos de empresas españolas en el terreno de la Defensa y el sector aeronáutico por valor de dos mil millones de euros más.

En total, las fuentes del Ejecutivo español consideran que el mercado al que podrían optar las empresas españolas supera los 17.000 millones de dólares.

Asimismo, ambos dirigentes han firmado un memorándum de entendimiento en materia de Defensa, otro de cooperación económica y financiera y una declaración marco sobre relaciones políticas.

Durante la reunión, el jefe del Ejecutivo ha trasladado a Gadafi el interés de España por establecer un marco global de cooperación para contribuir a un futuro de paz, estabilidad, democracia, libertad, justicia y prosperidad de los dos países.

Según las mimas fuentes, Gadafi tenía interés en visitar España desde que Zapatero es presidente del Gobierno, quien ha afirmado que Libia ha iniciado un proceso de acercamiento a la UE, que dará sus frutos y a su vez, la Unión hará próximamente un acercamiento al país africano.

Además, la delegación libia ha mostrado su interés en fomentar el intercambio de Pymes y Moratinos, por su parte, ha destacado la cooperación en la lucha contra el terrorismo y la inmigración irregular.

El viaje de Gadafi a España está marcado por las excentricidades que le caracterizan, como la jaima que ha instalado para recibir a sus invitados frente a la fachada principal del Palacio Real de El Pardo, donde se aloja durante su estancia en Madrid.

Según explicaron fuentes del Ejecutivo, la tienda beduina, de color verde oscuro, está amueblada de forma austera, con moqueta marrón, un sofá y dos sillones blancos, una mesa de centro y una mesa escritorio.

Gadafi, con una comitiva de alrededor de trescientas personas, llegó a Madrid procedente de Málaga y fue recibido por el Rey en El Pardo con honores militares.

Antes de ir a la Moncloa, aprovechó su estancia en Madrid para visitar el Museo de El Prado.

Mañana está previsto que reciba a una delegación empresarial encabezada por el presidente de las Cámaras de Comercio, Javier Gómez-Navarro, y el director de Relaciones Internacionales de la patronal CEOE, José María Lacasa, y que se desplace después al Ayuntamiento de Madrid, donde recibirá las llaves de la ciudad de manos del alcalde, Alberto Ruíz Gallardón

Su agenda oficial concluirá con un almuerzo ofrecido por el Rey en el Palacio Real.

Mientras que el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, se mostró convencido de que la visita de Gadafi es "buena" para España, el secretario general del PP, Ángel Acebes, recalcó que la política exterior siempre debe poner la libertad y la defensa de los derechos humanos "por encima de cualquier interés".