Martes, 18 de Diciembre de 2007

Mueren dos niños en un combate entre el Ejército e integristas en el noroeste de Pakistán

EFE ·18/12/2007 - 10:27h

EFE - Soldados de Pakistán revisan las tarjetas de identidad en la entrada al Acantonamiento de Kohat, tras el atentado suicida con bomba, ayer, 17 de diciembre. Al menos nueve jugadores de un equipo de fútbol del ejército paquistaní han muerto, y otros cuatro han resultado heridos en un nuevo atentado suicida en el noroeste de Pakistán. El atentado fue cerca de una escuela dirigida por el Ejército, en donde en los últimos meses, militantes islámicos han llevado a cabo repetidos ataques, algo que el presidente Pervez Musharraf citó entre las razones para imponer un estado de emergencia el pasado 3 de noviembre.

Al menos dos niños murieron y once personas resultaron heridas durante un tiroteo entre las fuerzas de seguridad paquistaníes e insurgentes integristas en el noroeste de Pakistán, informó hoy una fuente oficial.

El suceso se produjo anoche en la provincia de Waziristán del Norte, en pleno cinturón tribal paquistaní, cuando un grupo de insurgentes lanzó proyectiles contra un puesto de control militar.

Los militares se defendieron con fuego de artillería y algunos proyectiles cayeron en un área residencial del cercano pueblo de Banda, donde causaron la muerte a dos niños y heridas a otras once personas.

Los talibanes del noroeste de Pakistán habían anunciado hace pocos días la formación de un comando central para enfrentarse unidos al Ejército paquistaní.