Jueves, 4 de Febrero de 2010

"Lo paso mal escribiendo las escenas violentas"

Arnaldur Indridason, best-seller de novela policiaca en Islandia, visita BCNnegra

LÍDIA PENELO ·04/02/2010 - 05:00h

Indridason ha vendido cinco millones de libros. - A. GEA

En Islandia, a pesar de la bancarrota, las ventas de libros no han bajado. "La gente ha dejado de comprar acciones y se ha decantado por los libros, que en definitiva valen mucho más", lanzó con una media sonrisa el escritor Arnaldur Indridason (Reykjavik, 1961). Él es el responsable de haber colocado a su país natal en el mapa literario. Lo ha conseguido tras haber vendido más de cinco millones de libros. En Francia, avanzó a Stieg Larsson en las listas de ventas.

Cuenta en España con tres libros editados por RBA. La mujer de verde fue su gran éxito y con La voz conmueve con una historia protagonizada por el detective Erlendur Sveinsson. Un policía islandés, depresivo pero compasivo y con una hija yonqui. Indridason fue invitado para participar en BCNegra.

"El nombre de Erlendur significa extraño, busqué diferenciarlo de la multitud de inspectores norteamericanos y británicos. Es un hombre que no encuentra su lugar", dijo. El autor siente atracción por los defectos: "No sé escribir sobre la felicidad. Si hubiera creado un policía feliz, con una casa bonita y cuatro hijos estudiosos sería el más aburrido de la historia. Me interesan los defectos".

Niños presionados

En La voz, plantea lo peligroso que puede ser poner demasiadas exigencias y expectativas sobre los niños. "Si hay algún mensaje en mis novelas es que debemos cuidar de ellos", aseguró el autor, que ya trató los malos tratos a menores en La mujer de verde. "Lo paso mal escribiendo las escenas violentas. Me superan y a menudo tengo que levantarme de la mesa".

Considera que el tiempo es el mayor asesino y le fascina analizar las consecuencias que provoca el paso de los años. "Dicen que el tiempo cura todos los males, pero Erlendur dice que eso es una estupidez. Él lo sabe porque sufrió un incidente muy traumático en su infancia y no ha conseguido recuperar las riendas de su vida", argumentó un hombre, cuyo reto como autor es escribir un libro por año.