Miércoles, 3 de Febrero de 2010

Diagnóstico de cáncer próstata eleva el riesgo de suicidio

Reuters ·03/02/2010 - 13:41h

Por Julie Steenhuysen

Recibir un diagnóstico de cáncer de próstata casi duplica el riesgo de suicidio o muerte por un ataque cardíaco, dijeron investigadores estadounidenses, lo que se añade al perjuicio ligado con este tipo de cáncer de lento avance.

Un equipo de Harvard y Brigham & Women's Hospital, en Boston, usó datos de más de 340.000 pacientes con cáncer de próstata diagnosticados entre 1979 y el 2004, comparando las tasas de suicidios y muertes por enfermedades cardíacas con las de la población en general.

"Nos interesó estudiar el período de tiempo que abarca el año posterior al diagnóstico", dijo Lorelei Mucci, de Brigham & Women's y la Escuela de Salud Pública de Harvard, que trabajó en el estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute.

En aquel período, el equipo vio un aumento del 90 por ciento en el riesgo de suicidio entre los hombres diagnosticados con cáncer de próstata, comparado con los de la población en general.

En total, 148 hombres se suicidaron. Mucci dijo que, si bien el número es pequeño, supera por mucho margen la tasa estimada en base al número de suicidios entre los varones de la población general en un año.

El aumento del riesgo de muerte fue aún mayor en casos de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares (ACV), en los cuales la probabilidad se duplicó, dijo Mucci en una entrevista telefónica.

La especialista dijo que el riesgo de sufrir un ataque al corazón es mayor al de tener un ACV, un dato que se corresponde con una serie de estudios que han hallado que el estrés provocado por una calamidad repentina, como un sismo, puede elevar las tasas de ataques cardíacos.

TERAPIA, APOYO

El riesgo elevado de suicidio estuvo fuertemente asociado al período previo al uso de análisis de sangre para medir el antígeno prostático específico (PSA por sus siglas en inglés), que se convirtió en el método estándar para diagnosticar el cáncer de próstata en 1993.

"Aún vemos un mayor riesgo de muerte cardiovascular, que es un 60 por ciento más alta en el mes posterior al diagnóstico, pero no vemos una incidencia más alta del suicidio, que es algo positivo", dijo Mucci.

Esto sugiere, agregó, que los hombres asisten a sesiones de terapia cuando obtienen los resultados de sus análisis.

Sin embargo, un gran estudio realizado en Suecia el mes pasado por el mismo equipo encontró un elevado riesgo de suicidio asociado con los test de PSA, dijo Mucci.

El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común a nivel mundial después del de pulmón y causa la muerte de 254.000 hombres por año.

Las formas estándar de tratamiento -cirugía, radiación o terapia con hormonas- pueden causar perjuicios, impotencia e incontinencia en un tercio de los pacientes.

"Nuestro estudio ofrece una pieza más del rompecabezas, que es el estrés asociado con el diagnóstico", indicó Mucci.

Los resultados sugieren, concluyó, que los hombres necesitan terapia y apoyo luego de ser diagnosticados con cáncer de próstata.